En ese marco, en la jornada de ayer se produjo un momento de máxima tensión cuando pasado el mediodía, y después de más de 4 horas de corte ininterrumpido, los afectados por el piquete avanzaron hacia los manifestantes para reclamar el levantamiento temporal y permitir así el paso de las largas hileras de vehículos a ambos lados en proximidades de la alcantarilla, a unos 500 metros del Automóvil Club Argentino.

Un exaltado conductor llegó hasta el mismo piquete exigiendo el paso al asegurar que tenía a su padre en grave estado, internado en terapia intensiva, recibiendo la adhesión de otros conductores que también esperaban el levantamiento temporal del bloqueo, oportunidad en que incluso hubo contacto directo entre manifestantes y conductores, y en medio de ellos, un sólo efectivo de Gendarmería tratando de calmar la situación.

De hecho, los manifestantes habían adelantado que levantarían el corte en forma temporal a las 12 del mediodía, pero ante la versión de que el gerente general de REFSA, ingeniero Fernando De Vido, estaría en Clorinda para buscar una solución al conflicto, resolvieron seguir esperando, pero finalmente debieron ceder ante la fuerte presión de quienes querían cruzar por la zona.

Así fue que se resolvió el levantamiento por media hora, descomprimiéndose la tensión en el lugar. Precisamente en ese momento, también había llegado al sitio de la protesta una comitiva de 5 legisladores provinciales del Frente Amplio Formoseño (FAF): Abraham Skierkier, Osvaldo Zárate, Ricardo Carabajal, Antonella Maglietti y Cristina Erico.

Con ellos y los principales referentes del corte de ruta, se desarrolló una improvisada reunión en la banquina de la ruta, ocasión en que los manifestantes hicieron conocer los puntos concretos de sus reclamos por las elevadas facturas que los usuarios de la segunda ciudad recibieron por consumo de la electricidad.