El auto con el que que atropellaron y abandonaron a una joven en avenida Aconquija al 1.200, el domingo a la madrugada, fue hallado y secuestrado hoy por la Policía durante un allanamiento que se realizó en un country de Yerba Buena por orden del fiscal que impulsa la causa, Diego López Ávila. Según confiaron fuentes de la investigación, el vehículo es un Honda Fit color gris que pertenecería a una reconocida odontóloga, que quedó aprehendida.

En una de las imágenes a la que tuvo acceso LA GACETA se observa el frente del auto dañado, con el parabrisas destruido y perforado. Por el accidente vial resultó gravemente herida la estudiante de Medicina Paula Argañaraz, de 20 años. La muchacha sigue internada en una clínica privada con varias fracturas y un coágulo en la cabeza. Los médicos tomaron la decisión de mantenerla sedada.

La joven intentó cruzar la principal arteria de Yerba Buena durante la madrugada del domingo, cerca de las 4. Del otro lado, la esperaba su novio. Sin embargo, apenas puso un pie en el pavimento, fue atropellada.

Los testigos habían dicho que una Toyota Hilux blanca fue la que arrolló a Argañaraz. Sin embargo, con las filmaciones de las cámaras de seguridad en la zona del accidente se esclareció que se trató de un auto. "Se ve clarito que el auto es el que choca. Es un vehículo bajito, la trompa le da en la cadera. Luego ella choca contra el parabrisas”, manifestó Laura, hermana de la muchacha atropellada.

“Una mujer me llamó y me dijo que a las 4.15 venía con su marido por Bascary y casi los choca en Higueritas un vehículo similar al que atropelló a mi hermana. Tenía el parabrisas destrozado y todo el frente abollado. En ese momento, no sabíamos que existía ese automóvil”, relató la muchacha, que impulsó por Facebook una campaña para conseguir datos sobre el responsable del accidente.

La estudiante de Medicina quedó inconsciente desde el accidente y los médicos decidieron mantenerla sedada hasta que fuera revisada por un especialista en neurocirugía ya que presenta un coágulo en la cabeza. En principio, según los médicos, no necesitarían operarla para quitárselo, pero que lo mejor era que siguiera dormida por el momento. Por otro lado, los estudios que le hicieron en las distintas fracturas que sufrió indicaron que, cuando su evolución lo permita, deberá ser operada de la cadera. También se quebró una mano al caer.

 

EN ESTA NOTA