“Manejaba él. Lo pusimos a disposición. Todo dependerá ya del Juez de Menores”, aseguró Arnaldo Ahumada, defensor de la odontóloga Maria Berta Poliche. La frase despejó todas las dudas que existían en el caso en el que se investiga cómo fue atropellada Paula Argañaraz. Horas después de haberlo confirmado a LA GACETA, el abogado, acompañado por la codefensora Fernando Battig, presentaron al adolescente de 16 años (su nombre no puede ser publicado por cuestiones legales) en Tribunales. El fiscal Diego López Ávila, lo atendió y le dijo que no tomaría ninguna medida en su contra hasta que tenga los resultados de las pericias. “No importa lo que se diga; la clave está en probar quién manejaba el auto”, indicó el investigador.

Todo comenzó el domingo a la madrugada. La joven de 20 años, estudiante de medicina, cruzaba la calle cuando fue arrollada por un vehículo que huyó del lugar. La chica fue trasladada al hospital Padilla y de ahí a un sanatorio donde se encuentra en estado reservado.

La detenida por arrollar a una joven lloró en Tribunales y dijo que reza por su recuperación 

Los familiares de la víctima denunciaron el caso en las redes sociales. Basándose en los relatos de algunos testigos, personal de la comisaría de Yerba Buena, al mando del comisario Mauricio Álvarez, comenzó a buscar una Toyota Hilux color blanca que podría haber participado del accidente.

El lunes, a través de sus abogados, Poliche se puso a disposición de López Ávila para que la investigaran. El martes se allanó su casa y de allí se incautó un Honda Fit gris con el que supuestamente atropellaron a la joven. La mujer, de unos 44 años, quedó detenida y por la tarde se presentó a declarar. Sin embargo, antes de que lo hiciera, el fiscal le advirtió que tenía numerosos elementos que serían analizados y que su confesión no alcanzaría para demostrar su culpabilidad. Después de escuchar ese planteo, la odontóloga rompió en llanto y decidió finalmente que no respondería a las preguntas. Luego, los defensores solicitaron una eximición de prisión, pero el planteo fue rechazado por un juez de instrucción.

Encontraron el auto con el que atropellaron y abandonaron a la joven: estaba en un country 

En la fiscalía ya existían algunas sospechas sobre este caso. Es que apenas entró al country del Jockey Club para incautar el auto, el ayudante fiscal Bernardo Sassi decidió primero dar una vuelta por el barrio privado y recoger algunos testimonios. Los vecinos le indicaron que la mujer estaba divorciada y que vivía con su hijo de 16 años. “Es la luz de sus ojos”, planteó uno de los consultados al investigador, que de inmediato tomó nota. También le informaron que a la casa suele ingresar una empleada doméstica, pero jamás recayeron las sospechas sobre ella porque nunca la vieron manejar ninguno de los autos.

Sin pausas

Pese a las decenas de versiones que comenzaron a circular en las redes sociales, el fiscal continuó investigando el caso. Por ejemplo, habría constatado que la odontóloga había participado el sábado a la noche de una reunión con personas que practican trekking. Según el relato de algunos testigos, la mujer habría permanecido en ese lugar hasta la 2.30 aproximadamente. Los investigadores estiman entonces que podría haber llegado a su casa del country una media hora después, alrededor de las 3.

Qué se sabe hasta ahora sobre el caso de la joven atropellada en la avenida Aconquija 

Lo que faltaba establecer era qué ocurrió hasta pasadas las 4, hora en la que se produjo el percance. Se sospecha que el adolescente -con o sin permiso de su madre- tomó el auto y salió a dar vueltas por Yerba Buena. Incluso, en las cámaras de seguridad de una estación de servicio ubicada a pocas cuadras de donde fue arrollada la estudiante de medicina, se descubrió que el auto se había detenido a cargar nafta. López Ávila pidió entonces ubicar al playero que lo había atendido para que prestara testimonios en la causa. Al cierre de esta edición, seguían intentando rastrearlo para que declare.

La Justicia no había terminado de ordenar esa medida cuando Ahumada admitió que el menor había sido quien protagonizó el accidente. López Ávila, después de atenderlo, le confirmó que la situación procesal de la acusada no cambiaría por el planteo que había realizado, y que citaría al joven una vez que termine de analizar todas las pruebas que está recibiendo. Sin embargo, tuvo que dejar su celular en la fiscalía

“No voy a tomar ninguna decisión hasta que tenga los resultados de las pericias. Esto se agrava cuando se deja abandonada a una persona. Si quien manejaba no hubiese abandonado a la chica, si llamaba a emergencias y se ponía disposición de la autoridad, estaríamos hablando de lesiones culposas”, explicó.

Pruebas

El fiscal espera que personal de la División de Delitos Telemáticos termine de analizar las imágenes que quedaron registradas en las cámaras de seguridad de la provincia y de los comercios de la zona. Además, según trascendió, aguarda que las autoridades del Jockey Club le remitan lo que ellos registran en la entrada del country, que hasta el momento no fue aportado. Al mismo tiempo, también podrían declarar los guardias, quienes podrían informar quién manejaba el vehículo la madrugada del sábado.

 

EN ESTA NOTA