Redacción LA
  • Compartir
  •  

    4

  •  

    0

Horacio Corbacho (58), uno de los imputados en el caso de presntos abusos a niños sordos e hipoacúsicos del Instituto Antonio Próvolo, declara esta mañana ante la justicia. Es uno de los más complicados y se encuentra en prisión preventiva mientras dure el proceso de investigación.

Según indicó el fiscal Gustavo Stroppiana, el imputado en principio responderá las preguntas de su abogado, Pablo Kletzl, y luego se verá si acepta someterse a las preguntas por parte de la Fiscalía, aunque se especula que eso no ocurrirá. 

 

 

 


En la causa hay otros cinco detenidos: el cura Nicolás Corradi, que ya había sido acusado por abuso en Verona, Italia, y cumple prisión domiciliaria; el monaguillo Jorge Bordón; dos empleados administrativos que también cumplían funciones de jardinería, José Luis Ojeda y Armando Gómez y la monja japonesa Kosaka Kumiko, quien hasta el momento es la única que prestó declaración y negó su participación en los hechos.

Los acusados están investigados por al menos 27 casos de abuso cometidos contra niños hipoacúsicos y sordomudos que estaban internados en el Instituto religioso 

"Estamos en la instancia judicial de la investigación penal preparatoria", indicó el abogado querellante, Sergio Salinas, quien enfatizó que la declaración de Corbacho se hará "por pedido del imputado". 

El letrado agregó: "Están esperando el resultado de ADN del semen hallado en la ropa interior de una de las víctimas en diciembre pasado y las pericias informáticas de los elementos y computadoras secuestrados" durante allanamientos al instituto.

Por otra parte, esta semana la Justicia aceptó el pedido de una asociación protectora de animales para intervenir como querellante en un caso de zoofilia, que se desprendió de la causa por abusos en el Próvolo tras declaraciones testimoniales de los chicos, principalmente contra el ex empleado Ojeda.

Se trata de la "Asociación Reencuentro por la Vida Animal" (Asoreva), representada por el abogado Oscar Mellado, quien debió enmendar una presentación judicial realizada en mayo pasado por "errores técnicos" que luego fue aceptada por el juzgado de Garantías, a cargo de Patricia Alonso.


"Van a nombrar veterinarios para revisar y hacer pericias a los animales que aún viven donde funciona el instituto, actualmente cerrado tras las denuncias, para determinar si fueron también abusados", dijo Mellado