Ignacio Zavala Tello - izavala@losandes.com.ar
  • Compartir
  •  

    105

  •  

    0

El repartidor de pan que el miércoles abatió a tiros al supuesto ladrón en Las Heras  fue imputado por homicidio preterintencional agravado por el uso de arma de fuego. El fiscal del caso entendió que el joven disparó sin la intención de matar y evalúa otorgarle la prisión domiciliaria. De las averiguaciones se desprende que hubo una discusión y no un intento de asalto.

Vecinos del barrio El Resguardo despertaron sobresaltados en la madrugada del miércoles. Eran cerca de las 8 y una decena de disparos alteraron la calma. Luego se enterarían de que un hombre de 29 años identificado como Rubén Jesús Escudero Gómez había sido asesinado de tres disparos: uno en la ingle derecha y los restantes en cada uno de los pies. Su cuerpo estaba tendido frente a la casa 4 de la manzana "E".

Horas más tarde la Policía lograba detener al acusado de haber cometido el crimen, un repartidor de pan de 25 años llamado Sebastián Muñoz Pérez. Si bien el acusado no declaró, los primeros testimonios indicaron que el panadero había sido sorprendido por Escudero, quien, armado con un palo, le exigió dinero del reparto.

Las testimoniales se fueron diluyendo, según explicaron a Los Andes fuentes judiciales y, finalmente, no pudo comprobarse que la víctima fatal hubiera querido robarle a Muñoz.

La investigación apunta a que hubo una discusión porque víctima y victimario ya se conocían. De hecho, la panadería donde Pérez trabaja está ubicada en el barrio Eva Perón de Las Heras. En ese vecindario vivía Escudero. 

 

No tuvo intención de matar

Para el fiscal de Homicidios, Carlos Torres, el repartidor de pan no tuvo la intención de matar a Escudero si no de darle un escarmiento o un susto. Las pericias balísticas demuestran que no tiró a zonas vitales como el tórax o la cabeza. Sin embargo, uno de los plomos dio en la arteria femoral derecha de Escudero, lo que le produjo la muerte tras desangrarse en cuestión de minutos. 

Los peritos constataron que Pérez disparó 10 veces. El acusado ya tenía antecedentes por portación de arma de guerra por lo que permanece detenido en los calabozos de la comisaría 16 de Las Heras. Por estas horas el fiscal a cargo de la causa analiza realizar una encuesta ambiental que le permita determinar si Pérez puede permanecer prisionero en su casa y si lo traslada a la cárcel.