De­bi­do a di­ver­sos epi­so­dios de vio­len­cia, au­to­ri­da­des del Hos­pi­tal Es­cue­la de es­ta ca­pi­tal re­a­li­za­ron un tra­ba­jo de en­re­ja­do en el área de Emer­gen­cias. Ade­más se in­cor­po­ró más can­ti­dad de efec­ti­vos po­li­cia­les.


Sin du­das que el men­cio­na­do no­so­co­mio es uno de los prin­ci­pa­les de la re­gión. A dia­rio asis­ten un nú­me­ro im­por­tan­te de per­so­nas con pa­to­lo­gí­as va­rias. Du­ran­te los fi­nes de se­ma­na se in­ten­si­fi­ca el nú­me­ro de pa­cien­tes. Mu­chos lle­gan con he­ri­das pro­vo­ca­das en si­nies­tros via­les o he­chos re­la­cio­na­dos con la in­se­gu­ri­dad o ac­ci­den­tes do­més­ti­cos.


La­men­ta­ble­men­te, mu­chos mé­di­cos que atien­den allí fue­ron víc­ti­mas de agre­sio­nes ver­ba­les y has­ta fí­si­cas.


Por es­te mo­ti­vo, las au­to­ri­da­des del hos­pi­tal so­li­ci­ta­ron a los mi­nis­te­rios de Sa­lud y de Se­gu­ri­dad co­lo­car re­jas. Los tra­ba­jos con­clu­ye­ron en los úl­ti­mos dí­as.


So­bre es­ta de­ci­sión, el di­rec­tor del Hos­pi­tal Es­cue­la, Al­fre­do Re­vi­dat­ti, in­for­mó a épo­ca que es pre­ma­tu­ro pa­ra ha­cer un aná­li­sis de la me­di­da.


“Sin­ce­ra­men­te nun­ca pen­sé que íba­mos a lle­gar a es­te ex­tre­mo. Pa­sé gran par­te de mi vi­da en es­te hos­pi­tal y hoy el Es­ta­do de­be ha­cer un en­re­ja­do por el mal com­por­ta­mien­to de la gen­te”, agre­gó.


El fa­cul­ta­ti­vo in­for­mó que hay mu­chas per­so­nas que in­gre­sa­ban a la zo­na de Emer­gen­cias con una vio­len­cia ex­tre­ma, rom­pien­do vi­drios y ata­can­do a los mé­di­cos y en­fer­me­ros. “De­be­mos cui­dar el pa­tri­mo­nio y el va­lio­so re­cur­so hu­ma­no que te­ne­mos. No po­de­mos per­mi­tir que ga­ne la vio­len­cia”, en­fa­ti­zó.


Otro da­to im­por­tan­te a des­ta­car es que se­gún la es­ta­dís­ti­ca re­a­li­za­da por fin de se­ma­na, más del 35 por cien­to de los ac­ci­den­ta­dos en mo­to­ci­cle­ta ca­en so­los. Y en eso se pue­de no­tar una de las prin­ci­pa­les cau­sas de los ac­ci­den­tes.


Ocu­rre que los si­nies­tros tan­to de mo­tos co­mo de au­tos van au­men­tan­do des­me­di­da­men­te en la ca­pi­tal de Co­rrien­tes, una de las prin­ci­pa­les cau­sas que se ma­ne­jan es por ex­ce­so de al­co­hol en san­gre.


En el Hos­pi­tal Es­cue­la se pu­do ob­ser­var que de las 152 ca­mas que tie­nen, la mi­tad es­tán ocu­pa­das por ac­ci­den­ta­dos. Las eda­des ron­dan en­tre los 17 y 20 años.


Mu­chas ve­ces los fa­mi­lia­res de es­tos ac­ci­den­ta­dos son los que cau­san los des­tro­zos. “De­be­mos tra­ba­jar mu­cho pa­ra que la gen­te en­tien­da que nues­tro tra­ba­jo es sal­var vi­das”, con­clu­yó Re­vi­dat­ti.