Dos convocatorias con objetivos distintos y agenda abierta reunieron al Gobierno con los principales empresarios del país. Y aunque sin orquestar una coincidencia en particular, la necesidad de una reforma tributaria para que las compañías sean más competitivas se dibujó como la columna vertebral de ambos encuentros.

Varios sectores marcan que existe una "asfixia impositiva" que les hace imposible llegar a la productividad que el presidente Mauricio Macri les reclama una y otra vez. Del otro lado, el Gobierno les dice que esperen, que la reforma llegará en 2018, y que confíen en ese camino. Las dos reuniones fueron con tono cordial, auque no faltaron los reclamos, y un mensaje claro desde el gobierno: "ahora van a tener que competir".

En la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA) en el centro porteño, y durante más de dos horas, el flamante presidente de la entidad, Miguel Acevedo, recibió la visita del ministro de Producción, Francisco Cabrera y su equipo. La reunión de tono "protocolar" fue para presentar a los más de 70 miembros de la nueva junta directiva.

Si bien la agenda estaba abierta, los temas fueron delineados por los discursos. Acevedo abrió el encuentro refiriéndose al impacto de los juicios laborales en las empresas, luego de que Macri se refiriera al tema menos de 24 horas antes. "Hay que terminar con la dinámica del juicio laboral que destruye empleo y genera sobrecostos en las empresas", especificó.

Como había adelantado Infobae, los avances de la ley Pyme se abordaron en el encuentro con la presencia del secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, y también se celebró la iniciativa oficial del proyecto Compre Argentino y el reintegro a las exportaciones. Martín Etchegoyen, secretario de Industria, también dijo presente en el encuentro, y su par en Comercio, Miguel Braun, llegó unos minutos más tarde pero tampoco se perdió la reunión.

Luego de un paneo general realizado por los principales funcionarios y Acevedo, cada representante de un sector o región tuvo dos minutos de reloj para exponer y, para que todos pudieran expresarse, se midió el tiempo con cronómetro. La necesidad de una reforma tributaria no tardó en llegar, y también se apuntó a que se debe "actuar sobre el costo argentino", con un énfasis en costos energéticos y tasas municipales, como así también la logística.

Los reclamos particulares no tardaron en llegar. Adrián Kaufmann Brea, director ejecutivo de Arcor y ex presidente de la entidad, se mostró preocupado por un incremento en la importación de latas de tomate de conversa en los últimos meses. "Entre abril y enero del año pasado, eran 250.000 latas. En esos mese de este año, fuero 10 millones", se quejó, porque compite directamente con su negocio. Braun tomó nota para hacer el seguimiento.

El representante del sector avícola, Héctor Motta, utilizó dos minutos para referirse al atraso cambiario. Dijo que la producción de pollos creció, la demanda responde, pero poseen un excedente y hoy les resulta muy caro ofrecerle pollo argentino al mundo. En tanto, un representante de la cámara del acero pidió que no se reconociera a China como economía de mercado.

José Urtubey resaltó la necesidad de dar más beneficios impositivos y fiscales al noroeste argentino. "Los cambios en la infraestructura se ven pero tardan en llegar. Se necesitan estímulos para empezar a competir".

La necesidad de innovación no fue el único tema en la agenda que se busca hacia delante. La UIA pidió una mejora en el financiamiento para poder competir con proveedores externos que llegan al país con su propio financiamiento más barato y accesible. "Así no podemos competir ", sinceró un empresario del encuentro a Infobae, aunque reconoció avances en la construcción y puesta en marcha de infraestructura.

 
El ministro de Hacienda , Nicolás Dujovne, estuvo acompañado por el secretario de Política Económica, Sebastián Galiani.
El ministro de Hacienda , Nicolás Dujovne, estuvo acompañado por el secretario de Política Económica, Sebastián Galiani.

DUJOVNE, CON EMPRESARIOS DE AEA

Horas antes de la reunión en la sede de la UIA se realizó un almuerzo en el palacio Duhau. Esta vez fue el turno de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), liderada por Jaime Campos, que invitó a del que participaron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario de Hacienda de la cartera, Sebastián Galiani.

Ya con menos hincapié en el semáforo de la economía con datos verdes y rojos que lo obsesionó en los últimos tiempos, en su presentación inicial de 25 minutos se habló sobre la reactivación de la economía y el camino que buscará tomar la Argentina en los próximos años.

Cristiano Rattazzi, presidente de la automotriz Fiat, fue uno de los encargados de llevar a la mesa la necesidad de un cambio en los impuestos, aunque no se abordaron muchos detalles: Dujovne aún debe presentar un borrador de la reforma a Macri en los próximos días, pero según supo Infobae adelantó una hipótesis con números: si la economía argentina crece muchos años al 3% anual, se puede mantener el gasto del Estado en términos absolutos y que baje en relación al PBI.

La discusión entre gradualismo y ajuste llegó de la mano del empresario Teddy Karagozian, al frente de la hilandera TN Platex. "Las empresas hicieron el ajuste que hay que hacer, y el Estado sigue siendo gradual en reducir el gasto". Dujovne no tardó en responder: "Estamos bajando el gasto y los impuestos. Estamos cumpliendo; en los últimos 12 años no plantearon este tema".

Y después volvió sobre la ayuda que recibieron las empresas en los periodos de gobierno kirchnerista, y apuntó: "Ahora van a tener que competir".

El empresario Paolo Rocca, al frente de Techint, fue uno de los últimos en hablar y también aclaró la necesidad de bajar los impuestos para atraer inversiones. Con un tono más conciliador, el presidente de IRSA, Eduardo Elsztain, preguntó a Dujovne qué podían hacer los empresarios por el Gobierno. El funcionario allí destacó los avances que se están realizando en infraestructura, y la necesidad de que las inversiones lleguen al 20% del PBI. Los empresarios Alejandro Bulgheroni (Bridas), Luis Perez Companc (Molinos) y Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó) tambuién asistieron a este encuentro.