Cuando fueron detenidos en el control, el hombre y su mujer dijeron que iniciaban un viaje hacia el Sur del país para pasar unos días de descanso en la nieve.Mientras un oficial chequeaba los documentos de la pareja y del Ford Ka, otro gendarme se acercó con el perro detector de drogas “Lucas", quien no tardó en reaccionar. El perro “marcó" la parte posterior del coche y luego los asientos traseros del Ka. Entonces, los gendarmes comenzaron a revisar ambos sectores del auto y advirtieron que un sector del baúl había algunos tornillos nuevos y como si hubiera sido repintado.

En un doble fondo construido sobre el tanque de combustible, en los paneles de las puertas y en los asientos traseros se hallaron 297 “ladrillos" de marihuana por un total de 131,439 gramos. También había una bolsa con 13 gramos fraccionados de cocaína y 14.000 pesos en efectivo.
Según las fuentes, el hombre es un pastor radicado en la ciudad de Garupá, cerca de Posadas, donde lideraba una comunidad religiosa. Quedó detenido junto con su pareja disposición del Juzgado Federal de Posadas, acusados del delito de transporte de estupefacientes.

 

FOTO ILUSTRATIVA

Vía Norte Corrientes | Ver post original