Conducir con alcoholemia positiva es la infracción más grave.