arla Romanello - cromanello@losandes.com.ar
  • Compartir
  •  

    4

  •  

    0

Parados frente a lo que alguna vez fue su hogar y donde todavía guardan todas sus pertenencias, varios residentes del edificio del barrio Jardín del Sol -que el pasado domingo sufrió una fuerte explosión- esperaban ayer por la mañana la llegada de las autoridades. Tristes, impotentes y desesperanzados se preguntaban cómo seguir adelante luego del incidente que dejó inhabitable el complejo donde solían desarrollar sus vidas. Los afectados son unas 30 personas entre los que hay varios niños.

Desde la Dirección de Obras Privadas del municipio de Guaymallén señalaron que se dieron las instrucciones para que se demuela el departamento donde se originó la explosión así como el que está por encima del mismo. Mientras que desde Bomberos de la Policía continúan realizando pericias para determinar la causa del siniestro.

Beatriz Olguín, viuda desde hace algunos meses, vivía con sus tres hijas en el edificio. “Ahora estamos instaladas en la casa de mi hermana, nos estamos acomodando como podemos”, dijo resignada. Apenas sintió la explosión el pasado domingo apagó el gas de su casa y salió corriendo. “Después nos dejaron sacar la plata, los documentos, ropa de abrigo y zapatillas, pero nada más”, comentó. Junto a otros vecinos volvió al lugar para poder sacar el resto de sus pertenencias.

 

 

“Deberían venir a apuntalar para que no haya peligro", solicitó. Si bien ella desconoce cómo resolverá el tema de su vivienda, remarcó que no quiere volver al complejo. “Tantos mis hijas como yo tenemos mucho miedo de volver. Pero no sabemos qué vamos a hacer porque tampoco nadie va a querer comprar un edificio en estas condiciones”, deslizó. 

A su lado y en una situación similar se encontraba Marcos Ruiz quien residía en el complejo junto a su esposa y dos hijos. “Somos cuatro en nuestra familia así que nos estamos repartiendo como podemos en la casa de mi hermano”, contó. Sentado en una silla con muletas a su lado, comentó que tuvo un accidente en moto hace tiempo. “Pero cuando sentí a explosión salí sin muletas y descalzo por la desesperación”, recordó. 

Mario Quinteros, otro vecino del edificio, manifestó que junto a su esposa y dos hijos tuvieron que recurrir a sus familiares. “Nos han prestado lugar por la noche, pero como los demás, no tenemos otro lugar a dónde vivir”, se lamentó. Para él es fundamental que apuntalen el edificio. “Pero todavía no lo han hecho”, destacó a la vez que reclamó la presencia de las autoridades que ayer al mediodía no se encontraban en el lugar.

 


Pronta demolición

Miguel Valentini, director de Obras Privadas de la comuna guaymallina, detalló que el edificio se encuentra clausurado formalmente para que no accedan el resto de los vecinos y así garantizar la seguridad de las personas. “El estado del edificio es muy delicado, en cualquier momento termina de caer”, aseguró. Por esta razón adelantó que se están dando las instrucciones para que demuelan una parte. “El departamento que explotó y el que está por encima sin dudas tienen que ir a demolición. El resto de los departamentos están afectados en forma menor y se deberá evaluar cómo se procede”, explicó.

El funcionario aclaró que como se trata de un edificio privado los responsables de la demolición son los propietarios. “El municipio acompaña la emergencia y las evaluaciones técnicas”, señaló. Valentini también descartó que se vaya a apuntalar el edificio, tal como pedían los vecinos. “El apuntalamiento puedo ocurrir para la demolición, pero para sacar las cosas van a contar con ayuda de Bomberos y personal del municipio”, aseguró.

 

 

Por su parte Enrique Fasanelli, comisario inspector a cargo- temporalmente- de la dirección de Bomberos de la Policía de Mendoza, brindó algunos detalles sobre las primeras pericias que se realizaron en el lugar. 

“El departamento tiene una estufa cuya llave de gas estaba cerrada, lo que sí estaba fuera de lugar era el termotanque por lo que se presume que fue ese artefacto el que originó la situación”, indicó y adelantó que una de las hipótesis que se maneja es que se puede haber apagado el piloto lo que generó una acumulación de gas de varios días. “Lo que sí podemos determinar es que ha sido accidental, no hubo participación de terceras personas”, dijo. De todas formas el consultado adelantó que continuarán investigando a medida que se vaya limpiando el sitio.

 

 

Medidas de seguridad

Si bien todavía no se conocen a ciencia cierta las causas que generaron la explosión en el edificio ubicado en el barrio Jardín del Sol, Enrique Fasanelli, comisario inspector a cargo temporalmente de la dirección de Bomberos de la Policía de Mendoza, brindó recomendaciones generales a la población. "La gente que deja la casa sola tiene que tomar la precaución de cortar el gas y la luz. Si tiene heladera, puede dejar solamente una fase para que siga funcionando", remarcó. Agregó que es una error dejar las estufas o calefones en piloto porque pueden apagarse y ocasionar este tipo de hechos lamentables.

Para sumar a la prevención, desde Ecogas brindan las siguientes recomendaciones:

-Instalación: contratar sólo a instaladores matriculados.
-Artefactos: instalar siempre artefactos normalizados y homologados, es decir, que cuenten con oblea de certificación.
-Control: la llama de gas debe ser de color azul. Solicitar su correcta regulación a un gasista matriculado si fuese amarilla.
-Ventilación: asegurar la permanente entrada de aire del exterior evitando la obstrucción de conductos y rejillas de ventilación.
-Manchas negras: estar atentos a la aparición de manchas negras en cielorrasos y paredes cercanas a gasodomésticos. Pueden indicar mal funcionamiento.
Mantenimiento: Confiar a un instalador matriculado la revisión periódica de las instalaciones.

 

 

Lesiones culposas y buscan responsables

La denuncia por la explosión en el edificio del barrio Jardín del Sol fue radicada en la Oficina Fiscal N° 9 de Guaymallén. Desde allí la doctora Liliana Giner informó que la denunciante es Stella Maris Olguín, quien visitaba a su hermana en el complejo. 

“La Sra. Olguín se encontraba subiendo las escaleras junto con un menor cuando se produjo la explosión en el departamento del segundo piso”, explicaron desde prensa del Poder Judicial. A la vez que detallaron que ella y el menor sufrieron lesiones leves (se les quemó la ropa) y están citados para constatar las lesiones en Sanidad Policial. “La persona que vive en el departamento siniestrado, es una señora que trabaja como empleada doméstica, se desconoce nombre, no estaba en el departamento ya que aparentemente se encuentra de vacaciones”, informaron a la vez que precisaron que se presume que el accidente se produjo por la pérdida de gas de un calefón y que personal de Bomberos se encuentra realizando las pericias correspondientes. La causa está caratulada como “lesiones culposas”. Y añadieron: “pero aún no se puede determinar a cargo de quién, si de la locataria del departamento o del dueño del mismo”.