Aunque el dato de IPC nacional de julio estuvo por debajo de los pronósticos de los analistas, al arrojar 1,7%, la medición del Indec desató otras preocupaciones. La inflación núcleo llegó a 1,8%, medio punto por encima de la medición del mes anterior. Ese indicador no tiene en cuenta la evolución de los precios regulados (como las tarifas) ni los aumentos puntuales, como prepagas o cigarrillos en julio.

Pero el dato principal es que se trata del dato que tiene en cuenta el Banco Central para determinar si la batalla contra la inflación está dando buenos resultados. Los valores dados a conocer con el Indec revelan que por el momento sigue siendo insuficiente el ajuste monetario que viene realizando el titular del BCRA, Federico Sturzenegger. Una de las críticas que recibe la autoridad monetaria es que si bien fue bastante contundente para la suba de tasas de los últimos meses, la absorción de pesos resultó mucho más lenta, y tanto a nivel primario, como los grandes agregados volvieron a subir a ritmo de más de 30% al año.

 En los últimos seis meses la inflación núcleo se ubicó en un promedio de 1,7%. Pero el Banco Central precisa que baje del 1% mensual

Entre los economistas que piensan que la autoridad monetaria tendrá que avanzar con un ajuste adicional de las ya altas tasas de interés respecto de la inflación esperada se encuentran Hernán del Villar, director del Estudio Alpha: "Un nuevo incremento de tasas sería consistente con la idea de haber aumentado el sesgo contractivo. El 1,8% de inflación núcleo es alto". El experto agregó que "el promedio de los últimos seis meses da 1,7%. Le está costando mucho bajarla".