“El vicegobernador Osvaldo Jaldo ya lo anunció, él va a asumir como diputado. No hay ninguna duda al respecto”. El titular del Poder Ejecutivo Juan Manzur evadió así la pregunta sobre los constitucionalistas que opinaron en LA GACETA que el dirigente tranqueño tendría que renunciar -y no pedir licencia- si resulta electo en los comicios generales del 22 de octubre.

El gobernador reiteró que su ex compañero de fórmula cumplirá con su palabra y añadió una tracalada de halagos: “es uno de los mejores dirigentes de nuestro espacio, es mi vice, es un hombre con una conducta intachable a lo largo de su carrera. Pasó por todos los cargos, tiene todas la credenciales”.

Instó a los tucumanos a no tener dudas de que Jaldo será un tucumano que defenderá los intereses de la provincia en Buenos Aires (por el Congreso).

 

“¡Qué mejor que Jaldo, el mejor dirigente! A veces se hacen especulaciones y comentarios. Jaldo va a ir a Buenos Aires, será nuestro diputado y nos cuidará”, insistió con las loas. Cuando se le consultó si el primer candidato del Frente Justicialista por Tucumán renunciaría, Manzur se desentendió del asunto. “Hay que ver lo que dicen las leyes, no estoy muy al tanto”, concluyó.

Manzur recorrió durante la mañana de ayer parte del barrio Villa Urquiza, en la capital. Allí inauguró dos módulos habitacionales (ampliaciones de material en casas precarias) junto al legislador oficialista Marcelo Caponio.

“Nuestra prioridad es estar en contacto con la gente y esto que yo hago todos los días. No hay que pasar por la calle y saludar, hay que entrar a las casas. Es importante ver cómo están y cómo viven los vecinos, sus sueños y en la medida de las posibilidades, también darle soluciones”, afirmó. Manzur aseguró que con los módulos podrán dar mejores condiciones de vida a muchas familias y eliminar, por ejemplo, las letrinas.