La última semana dejó una serie de declaraciones trascendentes de funcionarios y economistas en distintos foros. Todos coinciden en que este tramo del año se advierte una aceleración del crecimiento respecto de los meses precedentes y que esta senda se va a mantener el año próximo . La incógnita es si este será el inicio de un nuevo ciclo de fuerte expansión, (como lo fueron los anteriores de 1991-1998 y 2002-2011), después deseis años de virtual estancamiento económico, aunque en zona de niveles máximos de PBI (2012-2017). Esto implicó que el cambio en el esquema de política económica se produjo sin una crisis de por medio, como en otros momentos de la historia reciente.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró al brindar su informe de gestión en el recinto de la Cámara de Diputados que la economía está creciendo "por encima del 4% anual" y que ya "se está superando el pico de la actividad económica" registrado en junio del 2015.

El INDEC confirmó que en el pasado junio el Estimador Mensual de Actividad Económica  (EMAE) de actividad económica registró el mayor avance interanual del gobierno de Mauricio Macri, tendencia que puede ampliarse en los próximos meses, debido a una baja base de comparación de 2016, pero también a una recuperación extendida a la mayoría de los rubros.

Mantener esta dinámica significará que antes de fin de año la economía argentina cerrará una etapa de transición entre gobiernos, con caída en 2016 y rebote en 2017, para iniciar una fase de crecimiento neto, por encima de los niveles de actividad más altos de mediados de 2013 y 2015.