El Programa Provincial de Copa de Leche para Escuelas Secundarias ya se implementa en la mayoría de las instituciones de la ciudad y en otras aún se analiza qué alimento ofrecer, por la falta de elementos de cocina y de personal que se encargue de la tarea.

 
Un total de 51 colegios secundarios, entre públicos, privados, técnicos y Ciclos Básicos Rurales, ya recibieron los fondos para el programa, que de acuerdo a un sondeo realizado por La Mañana, no llega a los 3 pesos por alumno. 

Con este presupuesto, muchos docentes hacen malabares para adquirir alimentos a precio conveniente y que les entreguen recibos para hacer la declaración. 

El mayor desafío se presenta en aquellas instituciones que no cuentan con Nivel Primario, por lo tanto no están equipados con ollas grandes, cucharas, jarras, tazas, quemadores, tubos de gas y personal que se encargue todos los días de comprar el pan, leche o lo que haga falta, pero que además cocine y limpie. 

De acuerdo a la recorrida que realizó este Diario por más de una decena de escuelas y colegios de la ciudad, la primera semana que tenía que aplicarse el programa fue más bien de organización. No resultó fácil la tarea de administración de esos fondos, donde -por ejemplo- en una matrícula de 1.000 alumnos, se les dio $ 55 mil pesos para el mes, es decir $ 2,75 por estudiante.