El horno no está para bollos en el escenario político de Corrientes. Así quedó en claro durante el debate de los candidatos para Gobernador y Vice que organizó la Iglesia Católica (ver páginas 2 y 3), y también se reflejó en el cruce mediático que mantuvieron Sergio "Checho" Flinta y Eugenio "Nito" Artaza.


El Senador provincial y candidato a mantener la banca accedió a una entrevista radial y se encargó de aplicar algunas chicanas, como uno de los operadores políticos de ECO + Cambiemos, contra la fórmula de Corrientes Podemos Más.


"Nito le puso un ancla a la tabla de surf de Camau", manifestó Flinta para continuar con una rociada de críticas hacia los integrantes del tándem opositor.


"Camau fue un muy buen deportista, que luego fue invitado a participar en la política y eligió el kirchnerismo. Políticamente, a Camau lo parió Cristina y él ahora busca desprenderse de eso. No creo que sea el hombre que necesita Corrientes, y mucho menos con Nito: él le puso el ancla a la tabla de Camau", graficó locuazmente el Checho.


De esta manera, se ocupó del ex Senador nacional, subrayando: "Nito es un invento nuestro. Me hago cargo. Yo le digo que es un traidor y él se ríe. Es tan irresponsable que te hace reír aun cuando hace macanas, y las hace todos los días".


Pero la embestida del canoso legislador radical no se diluyó en el éter radial. El bellavistense recogió el guante y disparó varios misiles bajo la línea de flotación de Flinta. Lo hizo a través de las redes sociales, más específicamente por Twitter.


Sin amilanarse, el candidato a Vicegobernador de Camau retrucó: "¿Qué te pasa Flinta, estás nervioso? Si hubieras tenido el coraje de presentarte a internas, hoy no llorarías como un cobarde".
Y lejos de darle un punto final a la cuestión, Artaza remató: "Los correntinos esperan la declaración jurada de tus bienes, después de 25 años de vivir de un sueldo de funcionario".


La estocada de Nito se da en una semana donde se había advertido una calma virtual, luego de la decisión de la Justicia Electoral sobre las impugnaciones, dejando en cancha a todos los anotados; sin embargo, ello fue sólo un amago de la coyuntura. La escena política provincial se caldeó con el debate de candidatos y con cruces de este tipo, donde queda en claro que conforme se acerque el tiempo de la elección, nadie cederá un milímetro ante su contrincante.