Revelaron imágenes del terrorista de Barcelona mientras huye caminando con una escalofriante calma en medio del caos

Younes Abouyaaqoub, quien atropelló a más de 100 personas en La Rambla, fue captado por una mujer que grababa la escena e incluso respondió a una pregunta que le hizo ella. Poco después asesinaría a otra persona para robar su vehículo

 Play

Entre una multitud que huye del lugar, una mujer caminaba por los pasillos de la Boquería, el famoso mercado a metros de la Rambla de Barcelona, donde un terrorista había atropellado con una camioneta a más de un centenar de personas. "¿Sabéis qué ha pasado?" es la pregunta que repite a quien se cruza, en medio de la incertidumbre. Algunos corren, otros solo tratan de buscar un lugar seguro.

Entre todos estas personas, la autora del video que publicó Antena 3 no imaginaba que se cruzaría al propio autor del atentado terrorista, alejándose del lugar con llamativa tranquilidad.

"No sé qué está pasando", respondió Younes Abouyaaqoub, sin perder el paso en dirección contraria. Vestido con una camiseta de rayas y unas gafas de sol, señala con su mano derecha hacia La Rambla, mientras el brazo izquierdo se mantiene pegado a su cuerpo, ocultando algo o protegiendo alguna herida.

 
Younes Abouyaaqoub, el conductor marroquí de 22 años de edad que manejó la furgoneta de La Rambla
Younes Abouyaaqoub, el conductor marroquí de 22 años de edad que manejó la furgoneta de La Rambla
 

La mujer, sin saber el peligro que acaba de pasar su vida, continúa el paso y las consultas a los transeúntes. Por su parte, Abouyaaqoub asesinaría a cuchilladas tiempo después a un hombre para robar su vehículo y terminar su escape de la ciudad condal.

Nunca corrió y evitó llamar la atención, en los momentos en los que las autoridades iniciaban la cacería humana. Nadie sospechó que era el conductor que mató a 14 personas en la peatonal.

 
Varias víctimas en el suelo en el lugar del atropello (EFE)
Varias víctimas en el suelo en el lugar del atropello (EFE)

Su huida duró cuatro días. El 21 de agosto, la policía de Cataluña lo abatió en Subirats. Antes de morir, mientras vestía un cinturón de explosivos falso, gritó: "Allahu Akhbar".

LEA MÁS: