El lugar tenía algunos hundimientos, por lo que se determinó se realicen trabajos específicos. La sorpresa mayor de los obreros fue encontrar el pozo de gran profundidad, que parecería ser un aljibe. No obstante también se observan aberturas laterales que podrían ser túneles subterráneos.

 


Se determinó vallar el lugar y por el momento no se puede acceder al templo, ubicado en pleno microcentro goyano.

 

 

El intendente Gerardo Bassi estuvo en el lugar.

 

 

No se descarta convocar a especialistas arqueologos para que estudien lo que se encontró.