''Me dijeron que en Forja no quisieron atender a Rielo'' (Gerardo Sánchez, médico).

Gerardo Sánchez, el médico del servicio de emergencia 107 que asistió al hombre, de 35 años, que murió intoxicado por éxtasis durante una fiesta electrónica en el Complejo Forja, en diálogo con Cadena 3 contó detalles del operativo. 

El facultativo señaló que la ambulancia demoró 10 minutos en llegar a la zona, luego del llamado de la Policía al 107. 

Contó que Pablo Rielo, oriundo de la ciudad de Rosario, se encontraba fuera del Complejo Forja, a unos 200 metros del ingreso. 

"La Policía nos contó que el paciente había estado con vómitos, que había consumido pastillas y que la había traído de Rosario", aseguró. 

 


Sánchez denunció públicamente que -según el relato de la Policía- a Rielo le negaron la atención médica dentro del complejo. 

"La Policía nos dijo que al paciente lo habían tratado atender dentro del local y personal médico de Forja no quiso. Los médicos del complejo no lo quisieron atender, porque una vez que salían del predio, no lo podían dejar entrar nuevamente", dijo. 

El médico indicó que tardaron entre 10 y 15 minutos hasta llegar al Hospital, que el paciente se encontraba muy excitado y que sufrió un agudo deterioro ya dentro del centro de salud. 

"Llevo 15 años en esto y nunca he visto un paciente con esas características. Estaba muy excitado", insistió Sánchez. 

 


Rielo murió este lunes y entre anoche y esta madrugada se realizó la ablación de sus órganos. 

La directora del Hospital de Urgencias, Cristina Gómez, aseguró que el paciente "estaba con un fallo respiratorio grave, con edema y signos de hipoxia a nivel cerebral". 

Este es el tercer caso fatal que se registra en Córdoba en los últimos tres años en fiestas electrónicas. 

El primero se registró en 2014 en Valle Hermoso y dejó como víctima a Francisco Mignola, de 19 años. El segundo, fue en el Orfeo Superdomo el año pasado y la persona fallecida fue Tania Abrile. 

Informe de Fernando Genesir.