Las aficionadas al fitness Sarah Reilly y María Luciotti, ambas de 30 años, se asociaron con la experta en bodypainting Jen Seidel para llevar a cabo un experimento que consistió en hacer un recorrido por un gimnasio en Baltimore, Estados Unidos, utilizando nada más que una tanga y adhesivos en los pezones para ver si los allí presentes se dan cuenta si es ropa real o no.

Vía nexofin | Ver post original