Elisa Carrió jura hoy (6/12) por otro mandato como Diputada Nacional reelecta con más del 50% de los votos de los porteños en una elección histórica, pero su salud ya no la acompaña y preocupa a sus socios de Cambiemos. Ya hubo una polémica por sus faltazos en el Congreso, donde apela a tubos de oxígeno para soportar las sesiones. Lleva consigo un nebulizador adonde va, pero no logra dejar el cigarrillo. El 21 de noviembre estuvo en el Hospital Austral sin que su visita se filtrara a la prensa. Y el lunes (4/12) Macri hizo una reunión de legisladores en Olivos y ella no fue aduciendo problemas de salud.

Dos empleados de la Cámara baja confirmaron a este medio que en las oficinas de la Presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación se dispone un tubo de oxígeno antes de cada sesión para que Elisa Carrió puede recuperar “aire" (como ella suele decir) y no tenga que desplazarse hacia los consultorios médicos de la planta baja del Palacio donde suelen estar esos tubos y donde estaría a la vista de todos.

Enviar Alerta Síntesis: Enviar alerta como Síntesis      

Vía ugt24 política | Ver post original