Redacción de El Litoral

sucesos@ellitoral.com


El juez de la investigación penal preparatoria, Jorge Patrizi, dictó la prisión domiciliaria para un hombre de 69 años, investigado por delitos contra la integridad sexual de una nena de 12 años, presuntamente ocurridos hace casi cuatro años en un céntrico hotel de categoría de la capital provincial.


La audiencia en la que tuvo tratamiento el pedido de prisión preventiva se celebró este miércoles en los tribunales locales y fue solicitada por el abogado José Ignacio Mohamad, quien es querellante, en representación del padre de la menor de edad.

 

 

Alejandra Del Río Ayala - Fiscal:

 

 


“La querella pidió la audiencia para lograr una sujeción formal al proceso”, dijo Mohamad. En tanto, aclaró que fue “la defensa la que propuso esta alternativa” que contó con el acuerdo de las partes. El pedido realizado por el abogado Sebastián Gervasoni, incluye “salidas y autorizaciones laborales”, dado que el imputado, que fue identificado como AHD, es un reconocido empresario de la madera.


En ese sentido, el querellante hizo hincapié en que “no hay ningún fin económico en la causa”, ya que “el papá de la víctima está en una buena posición económica”, dijo, aunque prefirió no dar mayores detalles.


La denuncia fue presentada hace poco más de un año ante el Ministerio Público de la Acusación, luego de que la niña contara lo ocurrido a la actual pareja de su padre. Actualmente el caso está siendo investigado por la Unidad Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual de la Fiscalía Regional 1, por la cual intervino la fiscal Alejandra Del Río Ayala.


Cámara Gesell


Los delitos que le atribuyó Del Río Ayala al imputado son la autoría de “abuso sexual con acceso carnal calificado” (por ser cometido por dos personas) en concurso real con “promoción a la corrupción de menores agravada” (por ser la víctima menor de 13 años), informó ayer la oficina de prensa del MPA.


La referencia a una segunda persona se debe a que la niña se encontraba al cuidado de una mujer de nacionalidad brasileña, afín al padre de la menor, que por haber vuelto a su país de origen todavía no pudo ser localizada para ser impuesta del caso.


“Los ilícitos fueron cometidos el jueves 2 de enero de 2014 en las instalaciones de un hotel céntrico de la ciudad de Santa Fe en el que vive el imputado”, precisó la fiscal. “De acuerdo a las pruebas que pudimos recolectar y al relato de la menor en Cámara Gesell, el imputado y una mujer de nacionalidad brasileña tuvieron relaciones sexuales frente a la menor, en la pileta del hotel”, agregó Del Río Ayala.


En el baño


La funcionaria del MPA también detalló que “la niña fue obligada a tomar whisky y luego, en el baño de la habitación en la que vive el imputado, el hombre cometió los delitos contra la integridad sexual de la menor”.


La fiscal aclaró que “si bien la conducta del imputado no encuadra en lo que comúnmente se denomina violación, sí fueron hechos que por la modalidad y circunstancias de realización, produjeron denigración, humillación y gran sometimiento en la víctima”. En tal sentido, Del Río Ayala concluyó que “además, son ilícitos capaces de corromper el normal desarrollo sexual de una niña”.


A propósito de la medida cautelar ordenada, la fiscal agregó que AHD sólo podrá salir del lugar en el que vive para concurrir a su trabajo. Además, en caso que deje la ciudad de Santa Fe, deberá avisar previamente a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) y sólo podrá hacerlo por motivos laborales o médicos.


Buscada


“Por el mismo hecho también es investigada la mujer que tuvo relaciones sexuales con el hombre que fue imputado”, aclaró la fiscal Alejandra del Río Ayala. “Se trata de una persona mayor de edad, de nacionalidad brasileña y que no está en el país. Por eso es que, junto al querellante, estamos haciendo las diligencias necesarias para averiguar su paradero”, informó.