Los guardavidas reclamaban el pase a planta (Informe de Micaela Rodríguez).

Tras inaugurar este viernes una playa pública en Mar del Plata, la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal fue increpada por un grupo de guardavidas que le cortaron el paso, en reclamo de la reincorporación de sus compañeros.

PUBLICIDAD
 

Cuando la mandataria se aprestaba a dejar el lugar en su camioneta, al menos 100 trabajadores con bombos le interrumpieron el paso por ambos lados, se le tiraron encima del vehículo, por lo que ante el impedimento de avanzar decidió bajar del vehículo, enfrentarlos y dialogar con los manifestantes.

En un gesto que tomó por sorpresa a todos, Vidal dejó la seguridad del auto, logró que los manifestantes se callaran y se dispuso a negociar con ellos. 
Les dijo que esa no era la manera de manifestarse y logró que sean atendidos por uno de sus funcionarios.

El titular del sindicato de Guardavidas, Néstor Nardone, pidió disculpas públicas a la gobernadora por los incidentes y dijo que "hubo un mal entendido". "La gente cuando entendió mal que la gobernadora no nos iba a recibir salieron a cruzar la camioneta y hacer lo que pasó", explicó en Cadena 3.

Informe de Micaela Rodríguez