Una seguidilla de robos en pleno microcentro de la ciudad generó la alarma en los comerciantes, que están temerosos y preocupados por su seguridad y la de sus bienes. 


Luego de que hace unos días robaran mercadería por un valor de 700 mil pesos dentro de una joyería ubicada sobre la calle Rivadavia, ayer durante la madrugada ocurrieron dos intentos de robo sobre la misma arteria, a una distancia de 70 metros entre cada comercio damnificado.

Así, los comerciantes consultados por La Mañana dijeron que tienen miedo y que están en alerta. La mayoría aseguró que luego de un año difícil en ventas, soportar un hecho de robo podría significar el cierre de un local. A su vez, pidieron mayor presencia policial en las noches, más aun durante este fin de semana de Año Nuevo y en los fines de semana largos. 
  
En diálogo con este medio, Héctor Toledo, encargado de la sucursal GDB Comunicaciones, de Personal, ubicado en Rivadavia entre 25 de Mayo y España, contó cómo un delincuente rompió con las manos una puerta de blindex para ingresar a robar. “A las 2.40 de la madrugada, reventó a empujones la puerta de vidrio e ingresó, suponemos que a buscar dinero porque no se llevó equipos celulares. Una vez que llegó al depósito, sonó la alarma y escapó”, relató.