En diálogo con La Mañana, el vicepresidente de la Asociación de Estaciones de Servicio de Formosa, Néstor Soteras, dijo que más allá del acuerdo al que lleguen los representantes de las estaciones de servicio y los referentes de las entidades bancarias, la aceptación de las tarjetas de crédito como medio de pago de los combustibles dependerá de la situación económica de cada expendedor.


A fines de diciembre, las estaciones de servicio PyMEs decidieron “congelar” la posibilidad de no aceptar más tarjetas de crédito a partir del 1° de enero, a la espera de una reunión planteada para febrero próximo con las entidades bancarias y las emisoras de los plásticos.

“No todos los colegas están en condiciones de cobrar con esos plásticos. El acatamiento o no de lo que se resuelva en la reunión dependerá de las posibilidades de cada operador. Las tarjetas de crédito abonan en un plazo de 18 días hábiles y las de débito a las 48 horas hábiles. En el banco, recibimos el 96% del valor de la transacción”, explicó Soteras a este Diario.

Agregó que además del plazo de acreditación que existe en el caso del crédito, lo que más impacta es el 4% menos que percibe el vendedor por la comercialización de las naftas. Las comisiones son aproximadamente del 9%. “Si de ese porcentaje el operador sólo recibe el 60% en efectivo, empieza a tener problemas si sus volúmenes de venta y sus posibilidades financieras no son suficientes”, resaltó el estacionero.