El Litoral
area@ellitoral.com

 

En febrero del año pasado, el municipio sumó a los controles de alcoholemia los test de narcolemia en los operativos de tránsito que equipos municipales realizan en diferentes puntos de la ciudad con el objetivo de mejorar la seguridad vial. Y a lo largo del primer año de implementación —hasta el mes pasado—, se llevaron a cabo 138 test: en el 46 % (63 casos) el resultado fue positivo, informaron fuentes municipales.


Si bien el dispositivo permite identificar seis sustancias distintas, los positivos obtenidos fueron por THC5 —marihuana— (24,6%); COC —cocaína— (12%); COC-AMP —la combinación de cocaína y anfetamina— (1%); y COC-THC5 —cocaína más marihuana— (9 %). En el 98% de los casos fueron hombres los detectados en infracción, y sólo hubo una mujer.


En cuanto al vehículo en el que se trasladaban estas personas, el 88% lo hacía en auto y el resto en moto. Y respecto al rango de edad, el 50% tenía entre 20 y 30 años; el 46 % estaba en la franja de los 31 y hasta los 40, y el 4 % restante estaba entre los 41 y 50 años.


Los controles de narcolemia se realizan junto a los de alcoholemia. Tienen su marco normativo en la ordenanza Nº 12.264, y apuntan a reducir los accidentes de tránsito ocurridos como consecuencia de conductores bajo los efectos de sustancias prohibidas. La Secretaría de Control es la encargada de llevar a cabo los controles en la vía pública y los análisis se realizan ante el requerimiento del médico presente en el operativo, y atiende a determinados síntomas que presentan los conductores.


Balance “positivo”


El secretario de Control, Ramiro Dall’Aglio, valoró como “muy positivo” el balance en este primer año de controles de narcolemia en los operativos habituales. “Son producto de la experticia del equipo médico que desde hace 10 años realiza los test de alcoholemia”, indicó el funcionario. 


Recordó a su vez que durante los primeros dos meses de implementación, los test se hicieron de manera experimental, y a partir del 1º de mayo se comenzó a sancionar. Desde entonces, el 46% de los controles dieron positivo.


El secretario aclaró: “Cuando comenzamos los controles de alcoholemia, hace 10 años, también había un porcentaje muy alto de test positivos. El objetivo es mejorar la seguridad vial y generar conciencia. Es un procedimiento, para que todos los vecinos de la ciudad entendamos la importancia de manejar en condiciones de seguridad. Por eso, lo hacemos gradualmente, primero concientizando y luego penalizando, los controles ayudan a que todos tomemos conciencia de lo que está en juego”.


Luego manifestó que “quienes transitamos por la ciudad debemos comprender que no se puede manejar si se consumió algún tipo de estupefaciente que reduzca o afecte la capacidad conductiva. Reforzaremos este operativo con la adquisición de un nuevo equipo para realizar el test de narcolemia, ya que a pesar de que son muy costosos, la voluntad y la decisión de (el intendente) José (Corral) con este tema es seguir mejorando la seguridad vial y que pongamos todo el esfuerzo para mantener este tipo de controles. Con estos controles, estamos cuidando la integridad física y la vida de nuestras familias”, cerró.

 

Cómo es el procedimiento

 

Los controles de narcolemia se realizan en los operativos para el control de alcoholemia en conductores en la vía pública, con presencia de profesionales médicos e inspectores de la Dirección de Tránsito de la Secretaría de Control.


El procedimiento comienza con la entrega por parte del médico de los instrumentos para el análisis al conductor examinado. Éste se coloca un dispositivo en el interior de la boca para tomar la muestra de saliva necesaria para el análisis. Posteriormente el médico continúa con el proceso a través de un casete de análisis que mediante reactivos, determinarán si existen sustancias no permitidas en el cuerpo.


Finalmente, y luego de unos minutos, se informa a través de un monitor el resultado obtenido, pudiéndose imprimir un ticket con el detalle del resultado.


Ante resultados positivos, se retiene el vehículo, se labra un acta de infracción y el Tribunal de Faltas estipula la multa. De todas maneras, el infractor recibe una inhabilitación para manejar que oscila entre los 15 y los 45 días.

 

“El objetivo es mejorar la seguridad vial y generar conciencia. Es un procedimiento para que todos los vecinos de la ciudad entendamos la importancia de manejar en condiciones de seguridad”, Ramiro Dall’Aglio. Secretario de Control municipal