Cerca de 300 personas se manifestaron en la tarde de este lunes frente al edificio de la empresa REFSA por más de dos horas, en reclamo al “excesivo aumento” en el servicio de energía eléctrica.


Los vecinos, provenientes de diversos barrios de la ciudad, se autoconvocaron a través de las redes sociales y a las 16.30 decidieron ocupar la avenida Teniente Aramburu, con un reclamo que les parecía justo: “No podemos pagar la luz, porque necesitamos comer”, afirmaron. No fueron recibidos por ningún funcionario de la prestataria del servicio. 

Con las boletas de luz en las manos, a modo de defensa, de estocada y escudo intermitente, se acercaron a quienes quisieron escuchar cuánto habían pagado el mes anterior y cuánto les había venido la luz este mes: “De $2.200 a $6.500, soy jubilado, del barrio Simón Bolívar”; “La boleta me vino $1.600, soy ama de casa y mi marido es albañil, no podemos pagar esto”; “Tengo un hijo discapacitado, el mes pasado pagué $2.200 y este mes $3.400 y ya no me alcanza para nada, soy pensionada”; “No tengo para comer y tengo dos boletas de $5.000, díganme ¿cómo hago?”; “Ladrones, salgan a dar la cara. No tenemos para pagar, ni para comer. Es una vergüenza”“Quiero una solución urgente. De $1.800 a $3.700, soy un changarín”. Todas las boletas evidenciaban importes que doblaban o, en algunos casos, triplicaban el monto anterior.