El barra de Independiente Pablo “Bebote” Álvarez declara este martes frente al juez federal de Quilmes, Luis Armella, en el marco de la causa en la que se investiga a Hugo y Pablo Moyano por maniobras de presunto lavado de dinero. Álvarez, detenido en el marco de una causa por aprietes a jugadores del club de Avellaneda, declaró en enero pasado, frente al juez de esa investigación, Gabriel Vitale, y señaló tanto a padre e hijo, directivos del club, como a otros miembros de la Comisión Directiva de la institución. Ante los dichos de Álvarez, Vitale extrajo testimonio y lo envió a la justicia federal de Quilmes. 

Hace dos semanas, la fiscal de esa jurisdicción, Silvia Cavallo, imputó a padre e hijo, y pidió el requerimiento de la investigación en su contra, junto con una serie de 13 medidas, a las que luego se le sumaron otras en el juzgado de Armella.  

Leer másEl abogado de los Moyano dice que las causas son una “persecuta”


Entre las medidas requeridas por Cavallo estuvo que se "recabe información respecto a si las empresas Acindar, Loma Negra, Garbarino y Kalciyan SA, han sufrido algún tipo de extorsión, exigencia dineraria y/o la obligación de entrega de bienes o productos por parte del Club Atlético Independiente y particularmente de Pablo Moyano y/o del gremio de Camioneros".

Desde el comienzo, tal como adelantó PERFIL, en el juzgado se analizó en condición de qué se llevaría a declarar a Bebote. Si como imputado a indagatoria, una instancia en la que no está obligado a decir la verdad, o como testigo a testimonial, donde sí debe hacerlo. Finalmente, tras despejar ciertas cuestiones técnicas, se decidió que Álvarez fuera como testigo. En las últimas horas, en la justicia federal, se evaluaba que la causa podía abrir múltiples escenarios hoy, tras la declaración ante Armella. “Dependiendo de lo que diga, puede acelerarse drásticamente”, deslizaban al tiempo que exponían que se trata de delitos relativamente fáciles de comprobar. 

En sus declaraciones, Álvarez aseguró que los Moyano extorsionaban empresas de diferentes rubros, utilizando al club para blanquear dinero de Ancora, la constructora ligada a la familia política de Hugo Moyano.

En su requerimiento de instrucción, Cavallo también apuntó a Héctor Maldonado, amigo de los Moyano y también miembro de la comisión directiva de Independiente. 

De acuerdo a las fuentes consultadas por PERFIL, los investigadores sumaron varios elementos probatorios en los últimos días, en tanto que consideraron que de los delitos que se les atribuyen a los Moyano el más grave es el presunto desmanejo en los fondos que se pueden considerar públicos. “Y confundir patrimonios como si se tratara todo de lo mismo”, completaron en alusión a los fondos del club, del sindicato y los de la familia Moyano, como la de su mujer, Liliana Zulet.

Álvarez será trasladado a Quilmes desde el penal de Ezeiza, donde está detenido, ya que tiene prisión preventiva en el marco de la causa que tramita ante Vitale por “aprietes” y “extorsiones” a jugadores del plantel de Independiente, y al técnico, Ariel Holan.