La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) quiere dejar de emitir boletas de impuestos de papel. El fisco dejará de enviar unas tres millones de boletas para junio y los contribuyentes comenzarán a recibir los cupones de pago por e-mail u otros canales online . El resto se irá acoplando en los próximos meses, adelantaron fuentes de la agencia bonaerense a TN.com.ar .

La intención del organismo que dirige Gastón Fosatti es dejar de imprimir las boletas de los impuestos Inmobiliario, Automotor y a las Embarcaciones.Los tres suponen unas 28 millones de boletas al año.

El papel será reemplazado por las distintas fuentes digitales con las que ya se puede acceder a las boletas: el correo electrónico, la web de ARBA y las aplicaciones para celulares del fisco, disponibles para sistemas Android e iOS.

El titular de ARBA, Gastón Fosatti, se puso como objetivo dejar de emitir boletas impresas.El titular de ARBA, Gastón Fosatti, se puso como objetivo dejar de emitir boletas impresas.

En la actualidad, unos 500.000 contribuyentes reciben sus boletas en formato digital. La cifra incluye a buena parte de los empleados públicos de la provincia y a quienes, de manera voluntaria, pidieron recibir el cupón por mail.

A ellos comenzaron a sumarse otros grupos de contribuyentes. Este mes, ARBA imprimió y envió por correo postal por última vez 1,8 millón de boletas del impuesto InmobiliarioEn mayo, imprimirá 322.000 cupones del impuesto Automotor también por última vez. Y en junio será el turno de otros 800.000 ítems del Inmobiliario.

Como un contribuyente puede tener más de un objeto patrimonial, habrá millones de personas alcanzadas por los cambios, pero las fuentes oficiales no pueden precisar el número de usuarios con exactitud. Según estimaciones extraoficiales, ARBA tiene más de 7 millones de contribuyentes.

La digitalización alcanzará, en primer lugar a aquellos contribuyentes obligados a tener domicilio fiscal electrónico, como los inscriptos en Ingreso Brutos, los multipropietarios que pagan el impuesto Inmobiliario complementario y quienes sean dueños de más de diez objetos impositivos (la sumatoria de viviendas, terrenos, autos y embarcaciones).

Estos contribuyentes recibieron o comenzarán a recibir con las facturas avisos de que no se les enviará más la liquidación impresa.

Los contribuyentes comenzaron a recibir el aviso con la última boleta de papel.Los contribuyentes comenzaron a recibir el aviso con la última boleta de papel.

Se trata de universo de unos tres millones de "objetos" (autos, embarcaciones, bienes raíces), o casi el 30 por ciento de los 9,8 millones de bienes patrimoniales registrados en la provincia. La agencia emite impuestos para unos 7 millones de inmuebles, 2,7 millones de rodados y 53.500 embarcaciones.

El 70 por ciento restante se irá incorporando al pago electrónico de manera paulatina, según las fuentes oficiales. La digitalización total de los impuestos es uno de los objetivos primordiales de la gestión de Fosatti al frente de ARBA.

El objetivo de máxima que se puso ARBA es dejar de enviar boletas de papel en 2019. Sin embargo, los tiempos todavía están bajo análisis. "Estamos evaluando si dejamos de enviar boletas definitivamente o de manera progresiva", indicaron en el organismo a TN.com.ar . "Es aspiracional. Nos pusimos como meta dejar de emitir la boleta de papel", aclararon.

ARBA debe definir de qué manera "evangelizará" a los titulares de los casi siete millones de bienes patrimoniales registrables que todavía no están preparados para recibir boletas digitales. Estos deben registrar un email y/o un domicilio fiscal electrónico, por ejemplo, para recibir la documentación.

El plan de digitalización incluye algunas medidas físicas, como triplicar las terminales de autogestión y la incorporación de "Puntos ARBA" en dependencias muinicipales y sociedades de fomento". Y otras de publicidad, como campañas de educación tributaria.

Un impuesto inmobiliario de 1928. Buenos Aires comenzó a emitirlos en 1892.Un impuesto inmobiliario de 1928. Buenos Aires comenzó a emitirlos en 1892.

ARBA cree que la digitalización de la boleta le permitirá ahorrar dinero. La agencia gastó 190 millones de pesos en 2017 en costos logísticos: la adquisición del papel, la impresión, la distribución postal, etcétera.

Los beneficios de comodidad y medioambientales de la digitalización -para producir una tonelada de papel se utilizan 15 árboles y 250.000 litros de agua- contrastan, sin embargo, con los cambios en el mundo del trabajo que acompañan este tipo de medidas. La provincia de Buenos Aires, como cualquier Estado, es uno de los principales "clientes" del correo postal, que tendrá así una sensible baja en sus ingresos en tiempos en que tanto el Correo Argentino como OCA atraviesan crisis.

El súper DNU 27/2018 -el mismo que el Congreso discute por estos momentos- cambió la legislación a nivel nacional. Las empresas estaban obligadas a enviar facturas, resúmenes bancarios y demás informaciones "en soporte físico", que solo podía suplantarse si el consumidor, expresamente, optaba por el e-mail u otra forma de comunicación digital.

Ahora, la regla es la inversa: el proveedor puede determinar en qué soporte enviará la documentación a su cliente, "salvo que el consumidor opte por el soporte físico". En caso de no aclararse de qué manera se harán las comunicaciones, prevalece la emisión electrónica.