La estación espacial china Tiangong-1 quedó "globalmente destruida" al entrar en la atmósfera este lunes sobre en el Pacífico Sur, anunció la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO). 

El módulo Tiangong-1, que se desplazaba de forma descontrolada desde 2016, regresó a la atmósfera un poco antes de lo previsto. 

La CMSEO había anunciado poco antes que su vuelta a la Tierra tendría lugar hacia las 00H42 GMT, lo cual lo habría hecho caer en el Atlántico Sur, frente a la costa de Sao Paulo. 

La mayor parte del laboratorio quedó destruida en la fase de entrada en la atmósfera, aseguró la CMSEO en un comunicado. 

China había intentado tranquilizar a la gente ante la vuelta del laboratorio espacial de cerca de ocho toneladas, asegurando que no causaría daños al caer. Las autoridades chinas habían prometido incluso un espectáculo "espléndido", similar a una lluvia de meteoritos. 

Tiangong-1 había entrado en órbita en septiembre de 2011. 

Estaba previsto que regresara a la atmósfera terrestre de forma controlada, pero dejó de funcionar en marzo de 2016, suscitando preocupación respecto a su "caída". 

Sin embargo, el riesgo para un ser humano de ser alcanzado por un residuo espacial de más de 200 gramos es de uno sobre 700 millones, había recordado la CMSEO.