El 26 de enero de 2018 detuvieron en Estados Unidos a Mariano Martínez Rojas con fines de deportación. Ya pesaban sobre él dos pedidos a Interpol por parte de jueces argentinos: Marcelo Aguinsky y Gustavo Meirovich. El primero lo investiga en una causa donde es acusado de importar productor textiles por medio de empresas fantasma. El segundo en un expediente por irregularidades en declaraciones juradas de importaciones, las tristemente famosas DJAI.

El exdueño de Tiempo Argentino, también denunciado por los trabajadores de ese medio, pidió el 14 de marzo mantener el asilo en Miami, donde está detenido, ya que asegura que si lo deportan su vida corre riesgo. La Justicia de Estados Unidos definirá su situación durante abril, aunque aún no hay versiones que indiquen una u otra medida.

¿Cómo pasa hoy Martínez Rojas su tiempo en prisión? Según pudo saber PERFIL  en base al íntimo grupo que mantiene contacto con él, bajó 10 kilos tras las rejas y dedica la mayor parte de su tiempo jugando a las cartas. Rojas no habla con nadie, no recibe visitas y se ganó cierto respeto dentro del establecimiento ya que "creen que es un importante político argentino", confiaron a este medio. Por esa razón, pocos presos se le acercan. Estuvo deprimido las primeras semanas y fue medicado para llevar adelante el encierro.

¿Qué le depara el futuro? Si el país del norte decide extraditarlo, será puesto a disposición de la Justicia argentina en Migraciones y deberá afrontar, detenido, las dos causas más importantes que pesan sobre él. Su abogado, Daniel Mercado, confirmó que están a la espera de la resolución judicial estadounidense: "La situación aún está sin definir, estamos esperando la decisión de la Justicia", se limitó a decir, sin agregar más declaraciones.