Redacción El Litoral
area@ellitoral.com

 

La empresa Aguas Santafesinas (Assa) intensifica su plan de instalación de micromedidores de consumo en las ciudades que integran su área prestacional. En el caso de la ciudad de Santa Fe, se han enviado notificaciones, anticipando que en dos meses se le instalarán los aparatos que registran el paso del agua antes de ingresar a cada inmueble.

 

En primera instancia, el objetivo es medir a la totalidad de los usuarios ubicados en los barrios Fomento 9 de Julio, Santa Rita y otros que se sumarán al plan previsto para este año. Para la incorporación de 6.000 dispositivos al parque de conexiones medidas este año la empresa afectará cerca de 12 millones de pesos.

 

Cabe recordar que el año pasado se incorporaron al sistema medido los barrios 7 Jefes, Altos del Valle y René Favaloro. 

 

En todos los casos, el medidor se instala en los inmuebles considerados técnicamente medibles, es decir que no se traten de propiedades horizontales o con conexiones compartidas. En estos casos, los usuarios pueden solicitar un medidor comunitario, previo acuerdo entre los consorcistas. 

 

Conforme al compromiso asumido en las audiencias públicas convocadas oportunamente por el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Enress), el estado santafesino, a través de Assa, continúa este año con la colocación masiva de medidores en las ciudades a su cargo.

 

“De este modo se busca lograr una mayor equidad ya que cada usuario paga de acuerdo a su consumo real y no a la superficie de la propiedad”, explicaron desde la empresa. 

 

En este caso: gratuitos. La instalación de estos medidores no representa costo alguno para los usuarios comprendidos en esta etapa.Foto: Gentileza Assa

 

Para ello es necesario un control de las instalaciones internas por parte del vecino, ya que se deben detectar eventuales fugas que afecten el consumo y por tanto la facturación.

 

 

Otro objetivo de la instalación de micromedidores es la preservación de este recurso esencial, ya que se puede determinar cuánta agua se entrega a la comunidad y cuánta agua reciben los vecinos, permitiendo técnicamente ubicar los sectores donde puede haber problemas o fugas, para trabajar en su reparación.

 

En la ciudad de Santa Fe serán seis los barrios que pasarán a estar completamente medidos, lo que permitirá evaluar comportamientos de los usuarios de diferentes zonas geográficas y socioeconómicas como también las fallas que puedan tener las redes que abastecen sus domicilios para mejorar la eficiencia del sistema.

 

Actualmente, la ciudad cuenta con 19.200 medidores, lo que representa un 20% de cobertura sobre los inmuebles técnicamente medibles. Con las instalaciones previstas para este año, la cobertura se elevará a 26%.

 

Además de Santa Fe, la medición avanza en otras ciudades de la provincia. Así, este año tendrán servicio medido en su totalidad las ciudades de Rufino, Firmat, Cañada de Gómez, Capitán Bermúdez, San Lorenzo, Gálvez, Rafaela y Reconquista. Es decir ocho sobre las quince que integran el área de servicio de Aguas, cuando dos años atrás había solo una, Capitán Bermúdez.

 

Del mismo modo, se avanza en la instalación de medidores en la ciudad de Rosario y Funes.

 

► 26 por ciento es la cobertura con medidores que se alcanzará en la ciudad (ya hay casi 20.000 colocados), cuando se termine de instalar este último lote. 

 

Sin cargo

 

Los usuarios serán notificados por la empresa del cambio en la modalidad de registro de sus consumos y la consecuente facturación de sus servicios, a los fines de que verifiquen el correcto estado de sus instalaciones internas, ya que por este sistema quedan registrados todos los consumos y pérdidas que se produzcan en el interior de la propiedad.

 

Una vez cumplida la instalación de medidores de consumo de agua potable comenzará a regir la facturación por servicio medido por lo tanto en la mayoría de los casos la primer factura que recibirán los usuarios corresponderá exclusivamente a los cargos fijos. El consumo real se verá reflejado a partir de las facturas subsiguientes. 

 

El cambio de un sistema de facturación a otro es irreversible, es decir no se puede solicitar luego volver al régimen de “consumo asignado”. La instalación de estos medidores no representa costo alguno para los usuarios comprendidos en esta etapa.

 

Los equipos son instalados en el cajón de servicio de la conexión domiciliaria de agua potable de ingreso a la vivienda ubicado en la vereda, en todos los casos donde sea técnicamente factible medir el servicio. Una vez instalado el equipo, el mantenimiento y eventual reemplazo es exclusiva responsabilidad de Assa.

 

A pedido

 

Todo usuario tiene la posibilidad de solicitar la instalación de un medidor. En este caso —cuando es “a pedido”— debe abonar un cargo que para una conexión domiciliaria es de $ 1.702,27 + IVA (cuando son conexiones mayores los valores aumentan). Se puede abonar hasta en tres cuotas. Los trámites deben efectuarse personalmente en las oficinas comerciales, de lunes a viernes de 8 a 16 y se puede solicitar turno previo a través de la web de la empresa.