Los asociados de la cooperativa láctea Sancor aprobaron por unanimidad la venta del 90 por ciento de los activos de la compañía a Adecoagro, una de las mayores firmas agropecuarias del país.

Los productores asociados a Sancor aprobaron la constitución de una Sociedad Anónima (SA), que le venderá el 90 por ciento de las acciones a Adecoagro. Así lo dispuso la asamblea extraordinaria que se desarrolló esta mañana en la sede de la firma láctea, en Sunchales, Santa Fe.

"Se autorizó al Consejo de Administración para que realice todos los actos necesarios para la constitución de una SA y transfiera a ésta las plantas productivas, personal, centros logísticos, las marcas de Sancor y demás activos y pasivos incluidos en la oferta", informaron desde la empresa a través de un comunicado.

A partir de esto, "Sancor Cooperativas Unidas Ltda. venderá a Adecoagro SA no menos del 90% de las acciones de la nueva SA", según se informó, aunque desde la empresa no hicieron público el monto de la operación.

Leé también Carrefour avanza con su proceso de crisis y los gremios especulan con retiros voluntarios

De acuerdo con medios especializados, Adecoagro pondría 400 millones de dólares para pagar las deudas de la hasta hoy cooperativa y capitalizarla.

El pasado 26 de marzo, otra asamblea extraordinaria aporbó el Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) alcanzado con los acreedores. "Es otra instancia cumplida de las contempladas en el marco del Plan Sancor, dando continuidad al plan de reestructuración organizativa de la cooperativa", explicaron desde la empresa.

Se explicó además que "finalizada esta operación, Sancor continuará su actividad productiva como cooperativa de productores de leche, gestionando la materia prima producida por sus asociados, y promoviendo el desarrollo lechero a través de la asistencia técnica y la prestación de servicios relacionados".

Sancor atraviesa una dura crisis desde hace más de un año. Confluyeron malos negocios con Venezuela (venta de leche en polvo) y la crisis que afecta al sector, diezmado por la baja rentabilidad de la producción y las acechanzas climáticas.