Cuando el partido entre Independiente y Boca se terminaba, hubo una jugada en la que todos los jugadores del "Xeneize" reclamaron penal, tras una presunta mano del volante del "Rojo" Gonzalo Verón.

Producto de su queja, el mediocampista Pablo Pérez se fue expulsado.

El técnico de Boca, Guillermo Barros Schelotto, consideró esta noche que la polémica "fue penal" y aseguró que "está claro que los árbitros no benefician" a sus dirigidos.

"La jugada del final fue penal. Nunca me referí a la actuación de los árbitros, ni ahora ni en la Supercopa, eso es un análisis periodístico, pero obviamente no estoy de acuerdo en cómo se desarrollaron las cosas", señaló el "Mellizo" tras la derrota.

 

 

 

 

Imágenes televisivas de la transmisión de TNT Sports