Robaron el 2D, el 2 C, el 2 B.,... la seguidilla de atracos en los departamentos de un edificio de Ramos Mejía parecía imparable. En un lapso de dos días, los delincuentes llegaron a desvalijar ocho viviendas del segundo piso. Sin embargo, la investigación derivó en un sospechoso impensado: uno de los inquilinos.

Un descuido de los ladrones fue la clave que destrabó la serie de asaltos. La pista surgió luego de que uno de los asaltados reconociera en su departamento un objeto que pertenece a un inquilino. La Justicia resolvió allanar la vivienda del inquilino y allí comenzó a desentrañarse el misterio. En el departamento del sospechoso encontraron parte de los objetos robados.

La Justicia dispuso la aprehensión del inquilino acusado de ser partícipe necesario de los robos. Los investigadores sospechan que contó con el apoyo de al menos dos personas durante las intrusiones. El modus operandi consistía forzar las cerraduras, meterse en los departamentos durante la tarde, llevarse dinero, alhajas y pequeños dispositivos (tablets, notebooks, etc) en bolsos y descargar el botín en el auto de sus cómplices.

En las próximas horas, la fiscal le tomará declaración al inquilino para determinar si convierte la aprehensión en detención. La investigación continúa ya que buscan a por lo menos dos cómplices.

Más sobre:inseguridad
Asado fatal en Cañuelas | Comía con amigos, se enojó y prendió fuego la casa: un muerto Custodia a domicilio: el plan anti entraderas que arrancó en Lanús Intentaron secuestrar a un contador en Caseros: "Se tiró de la camioneta para que no se lo lleven"