El aumento sostenido de los precios de los productos de la canasta familiar, los incrementos tarifarios de luz y agua, más las permanentes subas de los combustibles y los impuestos, sumado a la disparada del dólar de la semana pasada y la falta de confianza de los inversores internacionales en el país, generan un panorama económico complejo y preocupante.


Según un relevamiento realizado por La Mañana en la zona céntrica, los consultados dijeron que perciben una situación de crisis, que el costo de vida aumentó de manera preocupante, que no hay señales de recuperación económica y que el dinero alcanza cada vez menos.

“La situación económica no está bien”

Francisca Rolón se dedica a la venta de chipa en la zona céntrica de la ciudad desde hace 25 años, y desde su perspectiva el poder adquisitivo está diezmado por la inflación que no se detiene, los magros sueldos y los tarifazos en los servicios públicos, sobre todo de la energía eléctrica.

“La situación económica no está bien. La vida se puso más pesada. Todo está muy caro, desde las mercaderías, los alimentos, las boletas de los servicios de luz y agua. Los salarios no suben tanto, se quedaron abajo de la inflación. Cada vez se vende menos. Encima nuestro proveedor nos dijo que desde el lunes sube el precio de la chipa de almidón y la chipa so’o. Eso quiere decir que se venderá menos todavía y ya no sabemos qué hacer. Suben los costos del almidón y otros insumos”, manifestó la vendedora.
 
► NOTA COMPLETA EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DEL 09/05