Si bien, fue liberado, el efectivo de la Policía de Misiones seguirá imputado y cuenta con prohibición para salir del país por lo que debe presentarse todos los meses en sede judicial.
 
Provenzal fue acusado tras enviar un mensaje de texto alertando a Sotelo sobre la presencia de las fuerzas de seguridad en el barrio Los Kiris de la ciudad de Posadas, donde éste se encontraba escondido, por lo que le facilitó la fuga. 
 
El caso
Franco Emanuel Sotelo era intensamente buscado tras haber sido indicado como el agresor de dos hermanas en la localidad de Pozo Azul, que tras golpearlas las subió al automóvil que manejaba. La mayor de ellas, de 11 años, logró escapar aunque malherida, mientras que la menor de 6 años en ese momento resultó siendo abusada y golpeada por el sujeto. 
 
Tras lo sucedido, Sotelo era intensamente buscado por la Policía de Misiones, donde la primera pista fue que se encontraba el barrio Los Kiris de la ciudad de Posadas y tras el aviso del suboficial escapó hacia Garupá. En el lugar fue cercado por alrededor de 300 uniformados y finalmente en la huída fue atropellado por un camión que circulaba sobre la autovía de la ruta nacional 12.