Así lo de­jó tras­cen­der el tra­ba­ja­dor, an­tes de ser in­ter­na­do con una gra­ve le­sión. “For­ce­je­a­mos; tie­ne un cor­te en la ma­no”, ha­bría di­cho la víc­ti­ma, quien per­ma­ne­cía ba­jo cui­da­dos mé­di­cos en es­ta­do re­ser­va­do.


Jor­ge Mi­guel, de 55 años, re­la­cio­na­do a la em­pre­sa “A­pi­pé”, se en­con­tra­ba ayer en el Hos­pi­tal Vi­dal co­mo con­se­cuen­cia de una se­ria le­sión en la es­pal­da, con afec­ta­ción del pul­món de­re­cho de­bi­do a una le­sión “pun­zo cor­tan­te”.


Se tra­ta del tra­ba­ja­dor asal­ta­do el sá­ba­do a la ma­ña­na en el ba­rrio 9 de Ju­lio, don­de lo ata­có un de­lin­cuen­te que su­bió a su au­to­mó­vil Fiat Pa­lio co­mo pa­sa­je­ro, se­gún da­tos co­no­ci­dos por épo­ca.
Jor­ge, an­tes de que­dar alo­ja­do en el es­ta­ble­ci­mien­to mé­di­co, al­can­zó a ma­ni­fes­tar an­te au­to­ri­da­des po­li­cia­les que al mo­men­to del atra­co a ma­no ar­ma­da pe­leó con el la­drón. Y co­mo re­sul­ta­do, apa­ren­te­men­te lo hi­rió en una ma­no.


Ese de­ta­lle era, ayer, muy te­ni­do en cuen­ta por par­te de las au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Oc­ta­va co­mo de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) ya que es­ta­ban abo­ca­dos a una bús­que­da in­ten­sa del pró­fu­go.


El atra­co su­ce­dió en ca­lle Om­bú, en­tre ave­ni­da Mon­te­car­lo y Gas­cón. Has­ta allí con­du­jo el re­mi­se­ro des­de la zo­na del puer­to, en el cen­tro de la ciu­dad.


Sin sos­pe­char, el re­mi­se­ro per­mi­tió el as­cen­so de un hom­bre jo­ven. Ya era prác­ti­ca­men­te de dí­a, cer­ca de las 7:45, cuan­do el pa­sa­je­ro pi­dió al con­duc­tor del au­to­mó­vil que fre­na­ra en ese si­tio.
Ape­nas lo hi­zo, ex­tra­jo de en­tre sus ro­pas el ar­ma blan­ca y an­tes de ser ame­na­za­do, el cho­fer re­ac­cio­nó a la de­fen­si­va. Sa­có las lla­ves del tam­bor de ig­ni­ción y las arro­jó lo más le­jos que pu­do. Cre­yó que le iban a ro­bar el au­to.


Se­gun­dos se­gui­dos, víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio man­tu­vie­ron un for­ce­jeo en el que Jor­ge re­sul­tó apu­ña­la­do en la es­pal­da.


En de­fi­ni­ti­va, el asal­tan­te es­ca­pó co­rrien­do sin lo­grar el apa­ren­te co­me­ti­do de ro­bo. So­bre el sue­lo, al la­do del au­to, los efec­ti­vos que acu­die­ron a la emer­gen­cia en­con­tra­ron el cu­chi­llo que ha­bría em­ple­a­do pa­ra co­me­ter el ilí­ci­to.

 

A pe­sar de un pri­mer ras­tri­lla­je, a las lla­ves de ig­ni­ción no pu­die­ron en­con­trar­las. Igual, tras­la­da­ron el au­to­mó­vil ha­cia la de­pen­den­cia po­li­cial.


La cau­sa co­men­zó co­mo “su­pues­tas le­sio­nes con ar­ma blan­ca”. El re­mi­se­ro se­guía ba­jo cui­da­dos in­ten­si­vos. Es­pe­ran su evo­lu­ción pa­ra el apor­te de ma­yo­res de­ta­lles.

 

 

NOTA RELACIONADA 

 

Corrientes: Remisero herido con un cuchillo dijo que lo atacó un falso cliente

 

Durante la mañana de ayer, un hombre que trabaja de remisero fue internado en el hospital Vidal de la capital correntina, ya que fue herido tras un ataque con arma blanca. Según dijo, un ladrón que se hizo pasar por cliente lo hirió con la intención de robarlo.
 

Debe recordarse que en los últimos meses se dieron a conocer robos contra trabajadores del volante, algunos empleando armas de fuego, como los que acontecieron a principios de mayo. Incluso en marzo, la Policía había arrestado a un hombre y una mujer que fueron denunciados por un remisero que dijo que lo asaltaron con un cuchillo, caso en el que se están reuniendo distintos testimonios. Con respecto al remisero que fue hospitalizado en el Vidal, personal policial de la comisaría Octava fue hasta el lugar para tomar datos de lo que ocurrió, iniciando en consecuencia una causa de oficio por “lesiones con arma blanca”.
 

Al entrevistar al damnificado, quien se llama Ángel, este les contó lo que había ocurrido.
Alrededor de las 7, un muchacho le pidió que detenga su marca cuando el trabajador recorría la zona del puerto. El malhechor se sentó del lado del acompañante.
 

Una vez dentro del coche, el desconocido le solicitó que vaya hacia el barrio 9 de Julio, ante lo cual la víctima comenzó a circular.
 

No obstante, antes de llegar a destino, el “pasajero” le pidió que se detenga cuando el auto se encontraba por calle Ombú, entre Montecarlo y Gascón.
 

Cuando el coche se estacionó, el remisero dijo que vio que el muchacho extrajo de entre sus prendas un cuchillo, ante lo cual inmediatamente la víctima interpretó que se trataba de un robo.
 

De esta manera, Ángel comenzó a forcejear con el ladrón para evitar que concretara el delito.
Al ver la resistencia de la víctima, el malviviente prefirió irse del lugar con las manos vacías. Sin embargo el remisero fue herido, por lo que fue a buscar ayuda, ingresando al mencionado hospital alrededor de las 8. Presenta una herida cortante en el abdomen.
 

Luego de recabar las características físicas del delincuente, los agentes comenzaron la pesquisa.