asadas las 22.30 de este domingo una decena de móviles policiales rodearon la Unidad Penal Nº 1 de Paraná, ubicada entre las calles Marco Sastre, División de Los Andes y Santo Domínguez.

 

 

En las redes sociales comenzaron a circular versiones sobre un motín y fuga de presos. En principio se habló de dos y luego de 10 reos fugados. Más tarde, autoridades del Servicio Penitenciario entrerriano salieron a desmentir el rumor y explicaron que se trató de una reyerta entre dos presos del pabellón 17, donde se alojan unos 22 presos, que fue acompañada por la quema de un colchón y una frazada.

 

 

En ese sentido, Marcelo Sánchez, director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, indicó a UNO que el incidente no pasó a mayores y que se controló con elementos del penal y no requirió la actuación de la unidad de Bomberos Zapadores que concurrió al lugar pero no llegó a ingresar.

 

 

"Cuando entró la guardia a intervenir para separarlos los otros internos prendieron fuego a un colchón para impedir que llegaran al lugar. Los que iniciaron el incidente fueron trasladados la hospital San Martín para constatar su estado de salud. Nadie resultó herido de gravedad. El servicio médico ya constató el estado clínico de los dos internos que se pelearon y están bien", relató.

 

 

 

Temor

El movimiento de móviles policiales, la llegada de bomberos y de ambulancias generó alarma en inmediaciones de la cárcel. Los rumores y las versiones que circularon en las redes, generaron más desazón ya que se hablaba de dos pabellones (el 4 y el 18) amotinados de una fuga de 10 presos y hasta de un muerto.

 

 

Todas estas versiones fueron desmentidas por Sánchez.