Los últimos días de abril estuvieron marcados por el inicio de la corrida cambiaria que continuó en mayo y derivó en una devaluación del 25 por ciento. Sin embargo, y gracias en parte a la actividad registrada en la primera parte del mes, la construcción y la industria automotriz continuaron mostrando cifras considerables de mejoras interanuales, según la información del INDEC. En el caso de la construcción, en abril se observó un crecimiento interanual del 14 por ciento, y en el acumulado del año muestra una expansión del 14,2 por ciento. En cuanto a los insumos para la construcción se observó un crecimiento del 33,8 por ciento en pisos y revestimientos cerámicos, del 31,4 por ciento en asfalto (esto generado por la obra pública). Además se registró un 25,8 por ciento de mejora en hierro redondo, del 13,5 por ciento en cemento, y del 8,2 por ciento en ladrillos. Sin embargo, se registró una baja del 6,5 por ciento interanual. En una encuesta que se realiza mensualmente entre las empresas del sector, el informe del Indec consigna que el 58,9 por ciento de las firmas privadas consultadas prevé que el ritmo de actividad no cambiará en los próximos tres meses. Por su parte, el 23,5 por ciento cree que disminuirá y el 17,6 por ciento que mejorará. Con relación a la industria, en abril se observó una mejora acumulada en el año del 3,1 por ciento en comparación con el primer cuatrimestre de 2017. En el mes pasado, ya iniciada la crisis cambiaria, el sector que siguió impulsando el rubro fabril fue automotores, con un crecimiento del 27,2 por ciento en producción, mejora que responde en especial a la mayor exportación de vehículos hacia Brasil. Otro rubro que mostró una mejora significativa fue industrias metálicas básicas, impulsadas por la expansión de la construcción. El sector de papel y cartón mostró una mejora del 2,6 por ciento y del 4,9 por ciento en edición e impresión. A pesar de la dolarización de las tarifas del sector, la refinación de petróleo cayó en abril 4,9 por ciento, nivel de retracción que también se replicó en la industria textil. Un capítulo especial merece el panorama de la industria alimenticia, cuya producción creció 2,9 por ciento interanual. En carnes rojas la producción creció 20,3 por ciento, los lácteos 11,7 por ciento y cigarrillos 2,3 por ciento. Asimismo, la producción de yerba mate y té mejoró un 7,7 por ciento y bebidas 5,8 por ciento. En cambio, molienda de cereales y oleaginosas cayó 10,5 por ciento, y azúcar y productos de confitería 2,2 por ciento. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com