La crisis que aqueja al sector no da treguas, ahora se confirmaron nuevas bajas en las plantas ubicadas en las provincias de La Pampa y de Catamarca. “En La Pampa se despidieron a 70 trabajadores de la textil y en Catamarca son 60 los cesanteados. Esta semana se conoció la noticia, sumado a los 8 de Bella Vista. Nosotros estamos en estado de alerta.

 

La preocupación en los trabajadores está instalada en Bella Vista ya que la planta está trabajando al 40 por ciento de su capacidad”, precisó a NORTE de Corrientes el delegado de los empleados de la textil Alpargatas en Bella Vista, Roberto Vandecabeye. Al tiempo que resaltó: “La mayor parte de la fábrica que está paralizada es en la hilandería y el cincuenta por ciento de la tejeduría está sin actividad. La compañía tiene los depósitos saturados de stock porque no se vende y todo se debe a la apertura indiscriminada de las importaciones”. En tanto, la empresa Alpargatas anunció oficialmente que los despidos de los trabajadores en estas tres plantas se deben a la caída en las ventas y la apertura de las importaciones.

 

Desde el año 2016 esta empresa ya cerró dos plantas en el país: la de Villa Mercedes, en San Luis, y la de Florencio Varela, en la provincia de Buenos Aires. Las últimas medidas de la empresa Alpargatas evidenciaban este desenlace. Habían suspendido la producción y, en consecuencia, a todos los operarios, durante una semana el mes pasado en las plantas de Catamarca, Corrientes, Tucumán; lo que implicaba a más de 2 mil trabajadores.

 

En este contexto, el secretario general de la Asociación Obrera Textil de Corrientes, Raúl Esquivel, admitió a este matutino: “Si sigue esta política comercial, la industria textil argentina tiene destino de muerte”. Es decir que el sector desaparecerá si no se aplican medidas socioeconómicas de emergencia para sacar a flote a los trabajadores que viven de esta industria en el país. Por otra parte, Esquivel hizo referencia a que la crisis de la industria textil comenzó a empeorar a fines del año pasado, cuando el Gobierno nacional dio de baja el Programa de Recuperación Productiva (Repro). “En todo el país se dieron de baja unos 13.400 Repro, se trataba de un subsidio que el Estado nacional les daba a las empresa textiles y que cubría $3.000 del sueldo de cada trabajador y los empresarios debían pagar el resto del salario.

 

Eso ya era una ayuda, pero al eliminar eso se comenzó a resentir aún más la crisis”, explicó el sindicalista. Norte