No las entrega la Nación. Por eso Salud recomienda privilegiar las dosis para los menores de dos años y postergar la inoculación para los chicos de 11 años.

Por el faltante de la vacuna contra la meningitis, que integra el calendario obligatorio de vacunación y debe ser provista por la Nación, la provincia ya recomienda postergar la inoculación entre los chicos de 11 años y privilegiar a los menores de dos, que son los que tienen mayor riesgo a enfermarse. El déficit fue reconocido ayer por la ministra de Salud de Santa Fe, Andrea Uboldi, quien adjudicó la carencia de dosis a problemas de “planificación”, “cálculo” y “presupuesto” por parte del gobierno nacional para importar las vacunas (a valor dólar) y abonar los correspondientes impuestos aduaneros. Para cubrir las necesidades en la provincia se necesitarían al menos 165 mil dosis, una “escala” imposible de afrontar a solas por las arcas locales.

La vacuna, de nombre comercial Menveo, ingresó al calendario nacional el año pasado, con indicación obligatoria para dos grupos: bebés a partir de los tres meses (hasta los 15 reciben tres dosis) y chicos de 11 años.

Ocurre que hace tiempo que la Nación, responsable de proveerla a las provincias, viene registrando demoras en la entrega.

Ahora, directamente, se desconoce cuándo podrían arribar las nuevas remesas, al punto de que Uboldi especuló con la posibilidad de que “en algunas semanas” haya “información oficial” sobre si se modifica el calendario de vacunación”.

“No sólo tenemos dificultades hoy con la provisión de la Menveo, sino que sabemos que vamos a seguir teniéndola porque no va a haber las cantidades necesarias como para cubrir a toda la población de acuerdo al calendario”, explicó la ministra.

En una puesta al día sobre las estrategias para afrontar la circulación de virus invernales, la funcionaria admitió que Santa Fe decidió recomendar que al menos “se postergue” la vacunación de los chicos de 11 años, quienes funcionan como propagadores del virus, pero tienen menor riesgo de contagiarse de meningitis que los menores de dos.

“Estamos priorizando a los niños más pequeños —admitió—, al menos hasta tener la certeza de cuántas dosis va a recibir Santa Fe”. Para Uboldi, “el riesgo de que un chico de 11 años tenga meningococo existe, pero no tan fuerte como lo que puede significar para los más chiquitos”.

Las demoras y faltantes a nivel nacional, especuló, “están relacionadas con la planificación que uno debe hacer en función de las dosis que se necesitan”. Lo que “va acompañado de un presupuesto y también del pago de un impuesto aduanero porque las vacunas vienen del exterior”, argumentó. Todo indica que “en la Nación hubo atraso con el pago de ese impuesto aduanero y por otro lado también problemas con los cálculos”. Y por supuesto, recordó, “no hay que olvidar que esas vacunas son a precio dólar”.

Para Santa Fe, dijo, es “imposible comprar estas vacunas de golpe, porque hablamos de 55 mil personas por tres (dosis)”. Ese es el escenario de las necesidades provinciales: una escala “muy importante” y encima atada a permisos de importación.

Vía notife | Ver post original