La autorización por parte del Ministerio de Ecología para realizar la tala se le había otorgado a los vecinos en el mes de febrero y desde entonces estos buscaron de diferentes maneras contar con el apoyo de las autoridades para proceder al derrumbe ya que al encontrarse estás enfermas significaban un riesgo para la comunidad. 

El trabajo lo realizan con la ayuda de una máquina de carga, camión grúa y motosierras.