El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina -UOCRA-, Hilario Martínez, alertó en diálogo con La Mañana sobre cerca de 50 despidos que se realizaron en dos obras financiadas por el Gobierno nacional. Una es la construcción de la autovía Formosa-Tatané y de la ruta 81. Señaló que está en riesgo la continuidad de ambas.


“Hay peligro de paralización de la obra de la autovía porque la semana pasada despidieron a más de 25 compañeros. Una situación similar en número de despedidos ocurrió con la obra de la ruta 81. Así también se puede paralizar la obra de planta de agua que está en Clorinda porque el Gobierno nacional está dejando de pagar los certificados de obras a las empresas constructoras”
, detalló. 

Agregó que como los envíos de dinero no se realizan según lo acordado, las empresas constructoras disminuyen el ritmo de las obras y como consecuencia inician los despidos de trabajadores.
 
• NOTA COMPLETA EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA DEL 22/06