¿Habrá sido el viaje de Cristina Kirchner en 2012 lo que le abrió las puertas? Parece que no. Arcor ya exportaba a Angola hace más de una década y ahora decidió poner una pata fabril en ese paísafricano de habla portuguesa y unos 24 millones de habitantes.

La empresa cordobesa anunció que se unirá a una firma local llamada Webcor dedicada a los alimentos (aceites, leche en polvo, conservas), entre otros negocios, como supermercados y es una de las principales empresas de distribución de ese país. De hecho es la que firma que actualmente le distribuye los productos a Arcor.

Cuáles son las marcas más elegidas por los argentinos 
Mirá también

Cuáles son las marcas más elegidas por los argentinos

Entre ambas firmas desembolsarán US$ 45 millones en una primera etapa, la mitad de los cuales serán puestos por Arcor, para levantar una planta industrial de golosinas y galletitas, informó Arcor a la Bolsa.

En la planta, Arcor produciría los famosos Bon-O-Bon, chupetines y galletitas. Hasta ahora, la compañía cordobesa solo había expandido su producción industrial a países de América latina. Y Luis Pagani, el CEO de la compañía, hace tiempo tiene la idea de instalarse una pata fabril en Asia. 

"Es un hecho trascendente poner a la Argentina otra vez en el mundo" 
Mirá también

"Es un hecho trascendente poner a la Argentina otra vez en el mundo"

Según indicó Pagani en la última reunión de Directorio del miércoles, cuando presentó el proyecto de Angola, la idea de la planta es "obtener una ventaja competitiva con relación a las variables costo y distribución, realzar los volúmenes de ventas actuales en el mercado angoleño". Además, desde ahí exportará a Congo, Namibia, Zambia y Bostwana.

El proyecto está atado a que Angola le dé a la flamante sociedad beneficios impositivos y que las autoridades angoleñas le apruebe el proyecto y la repatriación de fondos. El gerente general y el industrial serán puestos por Arcor, mientras que el financiero deberá ser nombrado por Webcor.