Iguacel: "Hay empresas que se acostumbraron al intervencionismo total y no quieren competir"

El ministro de Energía señaló que una porción minoritaria del mercado de combustibles pretende "que sigamos fijando precios en vez de competir libremente con los demás"

  • El ministro de Energía, Javier Iguacel.
    El ministro de Energía, Javier Iguacel.

    El duro aumento de tarifas que afronta la economía argentina tiene la otra cara: la de la corrupción que utilizó a la obra pública para quedarse con el dinero de proyectos que nunca se realizaron y hoy dejan expuestas serias deficiencias en infraestructura.

    "Estamos reclamando USD 1.000 millones por la 'maquinaria' de robarle a los argentinos, hay 26 denuncias penales por obras que se hicieron a medias y se cobraron a precios de fortuna", expresó el ministro de Energía, Javier Iguacel, quien apuntó a funcionarios y empresarios protagonistas del gobierno anterior, como Julio De Vido, José López y Lázaro Báez.

    "Si hubo dos catástrofes del kirchnerismo fueron la corrupción y la crisis energética", definió Iguacel.

    El ministro aludió además a la falta de combustible  que distribuidoras y estacioneros denuncian.

    En diálogo con radio Mitre consideró que la política de "intervencionismo total"aplicado sobre el sector de la energía durante la administración anterior "generó muchas distorsiones" en la producción y el cuadro tarifario.

    "Hay empresas que se acostumbraron a ese sistema y no quieren competir, porque capacidad de refinamiento hay, crudo hay capacidad de importar y exportar libremente hay, con lo cual no hay ninguna razón para que falte", puntualizó el ministro.

     
     Si hubo dos catástrofes del kirchnerismo fueron la corrupción y la crisis energética

    "Pretenden algunos –más del 70% del mercado no- que sigamos fijando precios en vez de competir libremente con los demás. Y un poco pareciera que está pasando eso", afirmó Iguacel.

    "Confío en que 40 millones de argentinos, eligiendo dónde comprar, a quién comprarle, el mejor precio, van a ser mucho más eficientes que Javier Iguacel, decidiendo con tres personas cuál es el precio. Por eso no hay ninguna restricción. Y si creen que el precio que le están vendiendo no es suficiente para pagar sus costos, serán más caros que los otros y perderán volumen", dijo el ministro de Energía.

    "Con USD 70 el barril, el negocio es más que saludable. Hay un mercado saludable y que puede competir. Por eso le digo a algún chacarero que está escuchando que si el distribuidor de siempre no le puede entregar, que busque otro", apuntó.