Por la ac­ti­tud vio­len­ta y exa­ge­ra­da, a la jo­ven­ci­ta se le ini­ció una cau­sa pe­nal por “a­ten­ta­do a la au­to­ri­dad”. Ocu­rrió en Ca­pi­tal.


La agen­te se en­cuen­tra bien, pe­se a que se tra­tó de una pro­fun­da mor­di­da que le de­jó un mo­re­tón y la mar­ca de los dien­tes (fo­to Ra­dio Dos).


Tam­bién re­ci­bió al­gu­nos gol­pes.


Más allá de los in­ten­tos por re­sis­tir­se, la jo­ven­ci­ta que­dó de­te­ni­da.


To­do ocu­rrió du­ran­te ho­ras de la ma­ña­na, cuan­do per­so­nal del des­ta­ca­men­to San Mar­cos re­a­li­za­ba un con­trol ve­hi­cu­lar de ru­ti­na, cer­ca de Gu­ten­berg y Us­huaia.


Allí fue de­mo­ra­da una mo­to­ci­cle­ta en la que iban tres per­so­nas: dos mu­je­res y un mu­cha­cho.


Se­gún se in­di­có, la jo­ven­ci­ta vio­len­ta pri­me­ro le pro­pi­nó un gol­pe de pu­ño an­te lo cual la agen­te qui­so re­du­cir­la. En ese for­ce­je­o, re­ci­bió una mor­di­da en el bra­zo de­re­cho.


La fun­cio­na­ria de la Fuer­za, fue lle­va­da ha­cia el hos­pi­tal Es­cue­la pa­ra que se le re­a­li­cen las cu­ra­cio­nes per­ti­nen­tes.