En zonas críticas de la ciudad como el zanjón céntrico, se reiteraron los anegamientos por los casi 90 mms. de agua caída en pocas horas, lo que exigió una vez más al sistema de bombeo, que pudo sin embargo descargar el agua acumulada dentro del anillo de protección hacia el río que aún permanece en niveles por encima de los normales para esta época.
 
En el Bº Libertad, dos vehículos con chapa paraguaya, estacionados del lado argentino por sus propietarios afectados por la inundación del lado de San Miguel en Paraguay, sufrieron daños en su estructura por la caída de ramas de árboles. Respecto al servicio de energía, con el correr de las horas, el personal de REFSA fue detectando y reponiendo el servicio, aunque todavía quedaban barrios enteros sin el vital servicio.
 
Similar situación sufrieron las redes del plantel exterior de la Cooperativa, cuyos servicios de telefonía y videocable, o Internet por redes también quedaron afectados en importantes sectores de la ciudad y eran repuestos en forma paulatina.