Deportes

Prueba: BMW i8

Cada vez que me paro en un semáforo, me encuentro con que los peatones y demás automovilistas al rededor mío sacan sus móviles para sacar una foto. Y eso no ocurre únicamente en los semáforos, también los demás conductores sacan su móvil para inmortalizar lo que ven, conduciendo por la autopista o por la calle. El sorprendido conductor de un Serie 3 Compact casi se lleva por delante a un ciclista por girar la cabeza en lugar de mirar lo que tenía delante. En el fondo son reacciones casi normales. Y es que los diseñadores de BMW no se durmieron encima de sus tabletas gráficas. Al contrario, éstas debieron echar humo. Está claro que el objetivo era que todo el mundo se enterase que el BMW i8 es un coche diferente, que no tiene nada que ver con cualquier otro modelo que pueda haber en el mercado. Toyota hizo lo mismo en su día con el Prius (con un diseño funcional que da un Cx de 0,26 en la actual generación) y ha vuelto a reincidir con el Mirai de pila de combustible (el cual es sencillamente la cosa más fea con ruedas que pueda existir). En BMW, no solamente han creado un coche diferente, también se dieron el capricho de hacer un coche realmente precioso sin sacrificar un ápice el aerodinamismo. Es simplemente magnífico.

Nuevo Mercedes-Benz GLC

El GLK nació para luchar contra el BMW X3, pero nunca logró hacerse con una parcela interesante de mercado. Su arriesgada estética angular y brutalista no jugó a su favor, y además le dejó vetusto rápidamente, en cuanto Mercedes-Benz decidió cambiar su camino estético por uno mucho más curvilíneo y orgánico.

Nuevo Peugeot 308 GTI

La firma del león regresa al nicho de los compactos deportivos, y lo hace con una propuesta doble, que realmente nos consigue sacar una sonrisa leyendo la hoja de especificaciones técnicas. Los franceses lanzan en el Goodwood Festival of Speed de la semana que viene el nuevo 308 GTI, disponible en versión de 250 o 270 caballos.

MUNDO: ¿La AFA tira el dinero? Por varios incumplimientos, la Selección recibió una multa de 50 mil dólares

Los organizadores de la Copa América se molestaron con la Selección por varios incumplimientos y decidieron penar con 50.000 dólares a la entidad "albiceleste". ¿En qué se basaron? Las faltas de protagonistas en las conferencias de prensa, la ausencia al reconocimiento del campo de juego en el día anterior al partido y el rechazo de Messi al premio de mejor jugador frente a Paraguay  -la gota que derramó el vaso-