Mendoza

A los que fomentan el odio hay que mencionarlos con nombre y apellido

El discurso del odio racial es la más peligrosa de las arengas. Es allí donde anidan las facetas más abominables del ser humano, esa parte oscura de la humanidad que las personas de bien quieren creer que no existe, a pesar de la que la historia demuestra, una y otra vez, que cada tanto vuelve a emerger y a exhibir todo su espanto.