Opinión

Democracia GAFA

Este puede ser un gran despertar para los productores de contenidos en todo tipo de plataformas, para que internet sea la fuerza democratizadora con la que nos ilusionamos.

Justicia y utopía del país normal

El nivel de dependencia de los jueces con la corporación judicial, sus padrinos políticos, el Poder Ejecutivo y el dinero, vuelven sospechoso cualquier fallo.

Inflación: privados anticipan que será mayor que en 2017

ALERTAN SOBRE UN CAMBIO DE TENDENCIA EN LA EVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS - Lo atribuyen al cambio de las metas de precios y al relajamiento de las políticas del Banco Central. También a la suba del dólar por la baja de tasas.

Fin de la historia 1: sindicatos

No puede haber signo más evidente del profundo cambio en la transformación de los fines de los sindicatos y de lo que significaron las luchas obreras del siglo XX, que el hecho de que varios hijos de sindicalistas hayan heredado el puesto de secretario general del gremio de su padre a partir del siglo XXI.

Neologismo descalificador

En 1997, Carlos Menem -emancipado de Domingo Cavallo- concentraba el poder. Para retenerlo, admitía que circulara, entre sus fundamentalistas, la idea de la re-reelección. Aspiraba a sucederlo Eduardo Duhalde (que le propinó la estocada final al amagar con un Plebiscito) y Adolfo Rodríguez Saa.El principal contradictor era Carlos -Chacho- Álvarez. Pero iba a extinguirse solo, en tres años.El 10 de diciembre de 1999 Menem le entregó la banda presidencial a Fernando De la Rúa y se fue a almorzar con Gerardo Sofovich al Museo Renault.En seis meses la palabra menemista ya era un neologismo descalificador.

Quién es el juez que criticó el Gobierno por aceptar condiciones de los mapuches

El juez federal de Neuquén Gustavo Villanueva, con subrogancia en Bariloche, está a cargo de investigar la ocupación de un terreno de Parques Nacionales en Villa Mascardi por parte de la lof Lafken Winkul Mapu y la posterior represión de la Prefectura Naval, que terminó con la muerte del joven mapuche Rafael Nahuel, ocurrida el sábado pasado.

El efecto cruel de fracaso

Por ser la política más viril del Colectivo Cambiemos, por su coraje superior, su conquistada autoridad teatral, y por su admirable exhibicionismo, la señora diputada Elisa Carrió fue quien debió brindar las malas noticias. Para calificar como “acontecimiento irreversible" la penosa situación del submarino ARA San Juan.Debe hablarse, en adelante, de muertos.“No es el momento de aventurarse a buscar culpables". Lo había dicho el Presidente Macri, el día anterior. Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. En la escueta presentación del estadista reticente a cargarse el país al hombro. Para brindar contención y seguridad. Como si le costara -a El Ángel Exterminador- asumir el rol que le corresponde en la historia. Como si durante su gestión no se hubiera perdido el submarino con los 44 tripulantes.Mientras “no había que buscar culpables", se trataba rápidamente de encontrarlos en la gestión anterior. Metodología previsible. Fácil. Banal.

Emerge la derecha eficaz e inculta

La extravagante derechización de la sociedad argentina puede percibirse a partir del Caso Maldonado. Desde la aparición (o tal vez la plantación) del cadáver del artesano, entre las ramas del río Chubut. Pero el fenómeno de la euforia reaccionaria explotó cuando el Juez Lleral supo brindar el anticipo electoral de la autopsia. En la plenitud de la veda, al declarar, precipitadamente, que el cuerpo de Maldonado no presentaba huellas de golpes ni maltratos.Significa confirmar que el muchacho había muerto ahogado. La epopeya claudicaba porque el tatuador no sabía nadar. Para alivio moral de la Gendarmería y de los macristas desconfiados que estaban acongojados por las especulaciones que atribuían al kirchnerismo, a la izquierda y a las organizaciones humanitarias que acompañaban, con calculada sensibilidad, el caso que atormentaba desde hacía 75 días. Caratulado, para colmo, como “desaparición forzada".La oportuna declaración del juez Lleral motivó la rienda suelta. Piedra libre para el resentimiento contra aquellos que supieron movilizarse por el artesano. O con los que meramente informaron a partir de las fuentes que existían, y que por motivos profesionales nunca se deben identificar.Como la fuente del sur que nos indica, aún, sin el menor afán conspirativo, que el cadáver fue plantado. Ampliaremos.